Skip to main content

Los 3 motivos por los que murió LG como marca de móviles

LG Velvet

20/01/2022 - 10:12

Hace no mucho en el mercado móvil había una marca que, a día de hoy, sigue siendo clave en el sector tecnológico. Correcto, hablamos de LG, el gigante coreano que tuvo que abandonar el mercado smartphone para dejar de perder dinero.

Cualquier persona mayor de 18 años recordará que LG fue uno de los agentes más importantes del negocio de los smartphones durante la década pasada. No en ventas, ya que nunca ocupó los primeros puestos, pero sí era una marca relevante y con teléfonos a tener en cuenta.

Y, como sabéis, todo eso llegó a su fin el año pasado, cuando la compañía coreana anunció que abandonaba el negocio de los teléfonos inteligentes, a partir del 31 de julio de 2021, tras años de malas decisiones.

Aunque muchos fans de LG se sorprendieron por el anuncio, la noticia no fue una sorpresa para los expertos, ya que si bien LG era conocida por crear diseños innovadores y de alta calidad, la empresa había luchado constantemente contra sus competidores sin vencer.

LG Wing

LG

Además, la división de smartphones de LG llevaba años perdiendo dinero. De hecho, en los cinco años anteriores al anuncio, el negocio había perdido unos 4.500 millones de dólares, poniendo a LG en una posición insostenible.

Ahora, un año más tarde de esa decisión, estas son las principales causas a que el negocio de smartphones de LG no funcionase, pese a su empeño, su inversión y sus buenas ideas:

Atrapado en mitad de la nada: En muchos sentidos, la suerte de LG fue el resultado de estar atrapado en el medio del mercado de teléfonos inteligentes, incapaz de distinguirse en ninguno de los extremos del espectro.

En la gama alta, Apple y Samsung no tardaron en hacerse un hueco. Por ello LG a menudo tenía que vender sus teléfonos a un precio más bajo para competir con Samsung y Apple. Y esto tuvo el efecto de diluir su imagen de marca prémium y perjudicar su capacidad para competir.

Al mismo tiempo, los teléfonos de la compañía seguían teniendo un precio demasiado alto para competir con la gama baja del mercado, dominada por empresas como Huawei y Xiaomi.

VIDEO

LG Wing: Toma de contacto y primeras impresiones

Innovación sin visión: Una de las cosas que diferenciaba a LG era su voluntad de experimentar e innovar con nuevos diseños. Por ejemplo, el LG G5 tenía un diseño modular que permitía al usuario intercambiar varios componentes, como la empuñadura de la cámara y un módulo de audio mejorado.

Por desgracia, aunque los componentes intercambiables suenan bien sobre el papel, su aplicación práctica era limitada. Lo mismo ocurrió con el LG Wing, un teléfono con una segunda pantalla giratoria.

Al abrirlo, formaba esencialmente una T, con la segunda pantalla perpendicular a la vertical estándar. Sin embargo, al igual que el G5, la función tenía una aplicación práctica limitada, especialmente dado su elevado precio.

Un mal software: Esto fue una queja recurrente durante más de cinco años. Posiblemente, lo que más le pesó a la marca. Mientras que Apple, Samsung y Google trabajan continuamente para mejorar la experiencia de software de sus usuarios, LG nunca pareció preocuparse por su software.

Una cosa es que un teléfono barato tenga un software molesto. Cuando ese teléfono intenta competir con Apple y Samsung, tanto en diseño como en precio, no hay lugar para una experiencia de usuario deficiente. Desafortunadamente, LG nunca aprendió esta lección.

A pesar de que nunca llegó a estar en el escalón más alto del mercado de smartphones, la ausencia de LG sigue notándose, incluso un año después. La compañía fabricaba dispositivos sólidos y de calidad, y no temía desafiar el statu quo con sus diseños.

Y además