Skip to main content

Los 9 procesos de Windows que puedes cerrar sin miedo para mejorar el rendimiento de tu PC

Windows 11

Unslpash

30/09/2022 - 11:49

Mucha gente sigue estirando su ordenador con los años. Esto hace que, con el tiempo, nuestro equipo vaya cada día más lento. Por suerte, hay formas muy sencillas para todos los públicos que cualquiera puede ejecutar en su PC y que mejoran el rendimiento.

Tener procesos en ejecución es una parte inevitable del uso de Windows, también en Windows 11. Algunos son esenciales para el buen funcionamiento del sistema operativo y no deben tocarse. Pero otros son software que solo entorpecen la fluidez del OS.

Los procesos son básicamente programas que se están ejecutando. Algunas aplicaciones requieren un solo proceso para funcionar, mientras que otras pueden generar varios. Podrías ver 70 u 80 procesos ejecutándose inmediatamente después del arranque, o podrías ver 200. No te preocupes.

Cuanto más tiempo utilices el ordenador, más procesos se añadirán. Hay muchos tipos de OS, pero el sistema operativo de Microsoft está preparado para soportar grandes cargas de trabajo con cientos de procesos abiertos.

Una buena manera de reducir el número de procesos que se ejecutan en el inicio es desactivar las aplicaciones de inicio innecesarias. Probablemente, hay aplicaciones en la carpeta de inicio de las que te has olvidado por completo y que rara vez utilizas.

VIDEO

Mejorar el rendimiento de Windows 11

Procesos que podemos cerrar de golpe en Windows y que ayudan a nuestro sistema operativo

  • 1º Calculadora: La aplicación de la calculadora de Windows tiene en realidad dos procesos que se ejecutan todo el tiempo. Incluso si la calculadora no está abierta y no se ha abierto durante la sesión actual. Cuando necesites la calculadora, al abrirla se reiniciará el proceso. Hasta entonces, mátalo.
  • 2º Noticias e Intereses: Este proceso está vinculado al widget de noticias de la barra de tareas de Windows. No utiliza una gran cantidad de recursos hasta que se abre el panel de noticias. Pero sí utiliza algunos, incluso si nunca revisas estas historias. cárgatela en el Administrador de Tareas.
  • 3º Servicios gaming: ¿Utilizas la aplicación de Xbox o la barra de juegos? Si no es así, puedes terminar con seguridad el proceso de Gaming Services. Al igual que con la Calculadora, hay dos procesos de servicios de juegos.
  • 4º OneDrive: No importa si usas OneDrive o no, el proceso en segundo plano del almacenamiento en la nube de Microsoft puede cerrarse. No afectará a tus archivos almacenados de ninguna manera, y podrás seguir accediendo a OneDrive si lo necesitas.
  • 5º CTF Loader: El CTF Loader es una tarea en segundo plano conectada a varios métodos alternativos de entrada de texto. Estos incluyen el teclado táctil, la herramienta de escritura a mano y el reconocimiento de voz, entre otros. Si solo utiliza el ratón y el teclado, el ctfmon.exe puede cerrarse.
Menú de inicio de Windows 11
  • 6º Phone Link: Otro ejemplo de una aplicación que constantemente tiene procesos ejecutándose en segundo plano, aunque nunca la uses. Cuando tu teléfono no está conectado a tu ordenador, puedes matar de forma segura los dos procesos generados por la app Phone Link.
  • 7º Groove Music: En el improbable caso de que todavía estés utilizando Groove Music, es posible que quieras dejar este proceso en paz. Pero si estás usando cualquier otra herramienta multimedia para tus archivos de música, no hay necesidad de tener esta aplicación funcionando en segundo plano.
  • 8º Servicios de actualización: La mayoría de los procesos de actualización pueden ser cerrados de forma segura, aunque sea temporalmente. Algunos ejemplos son Adobe Acrobat Update Service y WPS Office Update Service. Eso sí, cuidado con cerrar el de tu antivirus.
  • 9º Procesos repetidos: Si ves un proceso que se repite, es posible que uno o más de ellos puedan ser finalizados. En el caso de algo como Microsoft Edge, cada pestaña abierta aparecerá como un proceso separado. Y todas se llamarán Microsoft Edge. Puedes cerrarlos sin miedo.

Con todos estos procesos cerrados habrás liberado bastantes megas de RAM, quitado carga a la CPU y desestresado el disco duro. Por todo esto, tu equipo y tu Windows deberían ir mucho más fluidos que al comienzo del artículo. Recuerda tener abierto solo el software que necesitas.

Y además