Skip to main content

Amazon no solo quiere venderte pañales, pilas o altavoces para tu casa: también quiere estar en tu coche

Alexa Amazon coche

09/01/2020 - 12:24

Amazon ya ha entrado en nuestras casas. Ahora, también quiere subirse contigo a tu coche.

Amazon, con permiso de Alibaba en China, es el líder indiscutible del e-commerce mundial. También lo está siendo en el sector de los asistentes de voz, y en este caso sin permiso de Google, su principal rival a batir: según un reciente estudio, los dispositivos con Alexa representan el 70% de la cuota de ventas del creciente mercado de los altavoces inteligentes –seguidos a gran distancia por los Google Home, con su tímido 25%. Ahora, Amazon también quiere consquistar tu coche.

Amazon Echo Auto fue solo el comienzo. La compañía lanzó hará ya un año este dispositivo complementario a sus Amazon Echo con la idea de permitir al usuario controlar diferentes funcionalidades multimedia del coche –la reproducción de música, por ejemplo– a través de la voz.

Echo Auto presentaba la ventaja de que era compatible prácticamente con cualquier coche del mercado que disponga de conectividad Bluetooth en su sistema multimedia, a excepción de unos pocos modelos. Pero no dejaba de ser un dispositivo externo que tienes que comprar, instalar y empezar a utilizar.

En lugar de tener que adquirir un dispositivo externo, es mucho más cómodo que tu coche traiga ya integrado el asistente de voz de Amazon. Eso es precisamente lo que está persiguiendo ahora mismo la compañía de Jeff Bezos: Chevrolet, Cadillac o Lamborghini son solamente algunas de las compañías que ya han anunciado que sus coches traerán Alexa integrado de serie. Por no hablar de marcas como BMW, la cual ha anunciado que directamente va a integrar Fire TV en sus sistemas de entretenimiento a bordo.

Pero tener Alexa en el coche no va a servir solo para poder decir "Alexa, reproduce la última canción de Rosalía". Es –será, mejor dicho– mucho más que eso: podrías llegar a pagar transacciones, regular la temperatura de tu hogar o apagar esa luz que te has dejado encendida al salir hacia el trabajo, por poner algunos ejemplos.

Índice de contenidos

El caso de uso real: pagar en la gasolinera a través de la voz

Lejos de ser hipótesis de posibles casos de uso, Echo Auto (si es que finalmente así decide denominar Amazon todo su abanico de soluciones para el coche) ya ha protagonizado un acuerdo que le permitirá a sus usuarios pagar en la gasolinera sin necesidad de bajar del coche.

En el acuerdo, Amazon ha conseguido que ExxonMobil se comprometa a habilitar a lo largo de este año el pago a través de Alexa en más de 11.500 estaciones de servicio en Estados Unidos.

El pago se realizará mediante Amazon Pay, permitiendo al usuario que abone el coste del repostaje a través de su cuenta de Amazon sin necesidad de bajarse del coche. Si a ello le sumamos una gasolinera en la que la operación de repostaje la realice un operador, todo el proceso literalmente se podrá llevar a cabo desde el propio coche a la orden de "Alexa, paga el combustible en el surtidor número 4".

No es solo voz: Alexa es una plataforma para controlarlo todo

Echo Auto

El verdadero potencial de Alexa en los coches no reside solamente en el control por voz. Alexa es mucho más que eso: es un asistente inteligente que a día de hoy ya es compatible con cientos de productos de domótica diferentes, con lo cual trasladar su funcionamiento al coche equivaldría a poder controlar tu casa desde él. Y viceversa.

Alexa ya es compatible con un enorme abanico de productos: bombillas, termostatos, enchufes... todos ellos, productos del hogar inteligente. Si a ello le sumamos los dispositivos del Internet de las Cosas, con los cuales Alexa ya es compatible desde finales del año pasado, el abanico de posibilidades de interconexión es prácticamente infinito.

En un vídeo publicado el año pasado, Amazon anunciaba una colaboración con BMW para introducir el asistente de voz Alexa en sus vehículos. El vídeo incluía ejemplos de uso tales como, a través de la voz, poder abrir la puerta del garaje, apagar todas las luces de casa o, por supuesto, controlar la reproducción de música.

La gran desventaja frente a sus rivales: Google y Apple tienen ya presencia en todos los coches nuevos, mientras que Amazon no

Un momento: contado así, parece que Amazon se va a encontrar un campo de oportunidades libre de competencia a la hora de conquistar el mercado del coche inteligente. Lejos de ser así, lo cierto es que lo va a tener muy difícil frente a sus principales competidores en el mercado de los asistentes de voz, Google y Apple.

Pese a que Google y Apple ni siquiera suman entre las dos la mitad del porcentaje de mercado que Amazon ocupa en los altavoces con asistente de voz, lo que sí tienen es una presencia prácticamente absoluta en los coches nuevos que cada día empiezan a circular por primera vez a lo largo y ancho de todo el planeta.

Android Auto en BMW

¿Por qué? Gracias a sus sistemas operativos: Android tiene Android Auto, y Apple, Carplay; hablamos de las dos interfaces que si no están presentes en todos los coches que salgan al mercado este año 2020, solo será porque se tratará modelos de gama baja o porque en casos contados así lo habrá querido el fabricante. En los demás, estarán en todos y cada uno de los coches nuevos del mercado.

Plantar cara a esta situación no va a ser fácil para Amazon. Solo es cuestión de tiempo que tanto Google como Apple se pongan las pilas en este sentido, ofreciendo sus propias soluciones de control por voz que complementen la experiencia que ya ofrecen sus plataformas de interfaz en el coche.

Habrá que ver si los fabricantes del motor se lo ponen fácil

Tal y como ocurre en cualquier otro sector, cada fabricante quiere tener el máximo control posible sobre sus productos. Es por ello por lo que la idea de dejar entrar a Amazon en sus coches no gustará a todas las marcas, especialmente aquellas que ya tengan sus propios sistemas de asistentes de voz integrados en sus modelos.

En nuestra Zona Motor hemos probado en los últimos meses coches que ya traen un asistente de voz propio de cada fabricante, como es el caso de Mercedes o el de BMW, entre otros. La teoría dice que sería tan fácil como cambiar un asistente por otro, pero... ¿qué hay de los años de desarrollo que ha invertido cada fabricante en su propio sistema?

Precisamente BMW presentó a comienzos del año pasado una colaboración con Alexa orientada a introducir el control por voz de Amazon dentro de los coches de la marca bávara. Es un servicio que claramente tarde o temprano tendrá que enfrentarse al asistente por voz que pueda querer introducir de fábrica cada fabricante del motor.

La experiencia dice que el camino hacia el éxito de cualquier producto pasa por la estandarización, de manera que, si Alexa finalmente va a convertirse en el asistente definitivo en el coche, más vale que los fabricantes se vayan preparando para abrirle las puertas a Amazon. Tal y como todos hicimos en su día, vaya.

Más:

#Destacado, #sync