Apple prohíbe a los desarrolladores vender datos médicos

Apple prohíbe a los desarrolladores vender información médica recopilada a través de su app Health.

Imagina que vas a contratar un seguro médico y la compañía de seguros rechaza tu petición o te ofrece una cuota más elevada porque sabe que no haces ejercicio y te pasas el día viendo la tele.

O una determinada empresa rechaza tu solicitud de empleo porque secretamente sabe que duermes poco por la noche y asume que estás todo el día de juerga.

O quizá, después de constatar que has engordado unos kilos en los últimos tres meses, comienzas a recibir todo tipo de emails publicitarios de gimnasios, dietas milagrosas y sesiones online de fitness.

Pero tu no has compartido ninguna información de salud con estas empresas. ¿Cómo la han conseguido?

En breve, si tu lo apruebas, tus historiales clínicos de presión sanguínea, frecuencia cardíaca, actividad diaria, horas de sueño, calorías quemadas, y otros datos médicos, van a estar en la Red.

El problema es que no puedes saber lo que van a hacer con estos datos.

Quizá  a tí no te parezca relevante, pero esta información de salud es oro para las compañías de seguros, empleadores, clínicas privadas, farmacéuticas, fabricantes de medicamentos, dietistas, empresas de alimentación, deporte, fitness, gimnasios, y otros muchos sectores. Y quizá, alguien esté dispuesto a traficar con ella.

El próximo 9 de septiembre, Apple presentará el iPhone 6, que estará dotado de diversos sensores biométricos para medir la presión arterial, pulsaciones, actividad física, horas de sueño, etc., por medio de la app Health.

Health Apple

Así es Health, la app de salud de Apple

Por supuesto, esta información sólo se recopila si tu le das permiso. Pero la promesa de conseguir que seas más guapo, más atlético, más delgada, o tengas más salud, es demasiado tentadora como para rechazarla.

Como es lógico, Apple no compartirá esta información públicamente, pero sí va a permitir a app de terceros usarla para ofrecer servicios. Por ejemplo, las apps de Nike.

Muchas apps usarán esta información (si tu das permiso) para ofrecerte ejercicios, dietas, consejos de salud, y otras propuestas. El problema es que, una vez que les otorgas tu bendición, no sabemos qué harán con esos datos. Y aunque traficar con ellos está penado por ley, quiza alguna app decida correr el riesgo. Por eso sólo hay que usar apps de confianza de empresas certificadas.

Por si acaso, Apple quiere cubrirse las espaldas. Según The Guardian, está ajustando las normas que deberán seguir las apps que accedan a la información médica recopilada por Health.

En el contrato se recalcará que sólo se puede usar la información médica y de salud para ofrecer servicios. Se prohibe su uso con fines publicitarios y, por supuesto, las ventas a terceros. Si algún desarrollador rompe estas normas, independientemente de las consecuencias penales, Apple lo expulsará de la App Store y romperá sus contratos.

No obstante, una clausula que dice "los desarrolladores podrán compartir estos datos con terceras empresas sólo con propósitos de investigación médica, siempre que el usuario de su consentimiento", puede traer cola.

¿Sabremos realmente a quién estamos ofreciendo nuestro historial médico, aunque demos nuestro consentimiento?