La Casa Blanca crea un absurdo vídeo para relacionar videojuegos y violencia

Trump violencia y videojuegos

La relación entre videojuegos y violencia es un tema que sale a la luz cada poco tiempo. Cuando en países como Estados Unidos se realiza una matanza, ciertas voces apuntan a los videojuegos como responsable de los tiroteos al influir de forma negativa en la conducta de los jóvenes. Es algo que pasó en la masacre de la escuela secundaria de Columbine y que, además de en otras ocasiones, ha vuelto a suceder tras los lamentables asesinatos en la escuela secundaria de Parkland, en Florida.

La masacre perpetrada por el joven Nikolas Cruz dejó un rastro de 17 muertos y, casi de inmediato, diferentes voces del partido republicano culparon a los videojuegos como responsables de la masacre. Eso no quedó ahí y el propio Donald Trump, presidente de Estados Unidos, la primera potencia a la hora de consumir y crear videojuegos, culpó directamente a esta industria y al cine por corromper la moral de los jóvenes.

Estos días estamos viendo diferentes situaciones cuestionables, como la decisión de un centro privado de Miami de organizar una quedada para tirar videojuegos violentos (como Battlefield, Call of Duty o GTA V, entre otros como el deportivo WWE 2K) a la basura como acto de protesta y para ''proteger'' a los niños. Sin embargo, el acto más importante es el que ha llevado a Trump a reunirse con diferentes representantes de la industria del videojuego en Estados Unidos.

Un estudio desmonta la relación entre videojuegos y violencia, pero no es el que leyó Trump

Diferentes estudios de la ESA, la industria estadounidense del videojuego, se ha reunido con el presidente, quien ha llevado la voz cantante con argumentos que no parecen demasiado sólidos. ''Cada vez escucho a más personas que dicen que el nivel de violencia en los videojuegos está moldeando los pensamientos de los jóvenes''. Así es como Trump ha defendido su postura frente a los responsables del organismo regulador estadounidense (ESRB) y presidentes de compañías tan importantes como Take Two o Bethesda.

Para mantenerse en sus trece, la Casa Blanca ha creado un polémico vídeo, cogiendo extractos de vídeos de creadores de contenido en Youtube, que muestra situaciones que sí, son muy violentas, pero que también están fuera de contexto y no difieren de lo que se puede ver en el cine y televisión. Os lo dejamos a continuación:

La polémica entre videojuegos y violencia

El principal problema de esta reunión no es la relación entre videojuegos y violencia, sino la descontextualización y el vídeo que el Gobierno norteamericano utiliza para defender su postura. Y es que, si bien se trata de un vídeo cargado de violencia explícita, también hay que saber situarlo en su contexto (además, no hay que dejar de lado en ningún momento que se trata de ficción).

Algo más alegre: los nuevos juegos para Switch presentados en el Nintendo Direct

Hay escenas de diferentes juegos de la saga Call of Duty, pero también de Dead by Daylight, juegos de terror, Sniper Elite o Wolfenstein (juego que, por cierto, fue un ''arma'' arrojadiza de su compañía para protestar contra la extrema derecha). Lo más polémico del vídeo es el uso, de nuevo, de ''Nada de ruso''.

''Nada de ruso'', la gran matanza de los videojuegos

''Nada de ruso'' es una de las primeras misiones de Call of Duty Modern Warfare 2. En ella encarnamos a un soldado aliado que se infiltra en una célula criminal. Los rusos atacan un aeropuerto de su propio país con la consigna de no decir ni una sola palabra en dicho idioma para, así, conseguir que los políticos rusos culpen del atentado a Estados Unidos.

Es una misión muy explícita en la que, directamente, abrimos fuego contra civiles que se encuentran pacíficamente esperando sus aviones y que podemos jugar disparando a placer o sin derramar una bala. El final es el mismo. Además, también podemos elegir saltar dicha misión, algo que se nos pregunta antes de la misma, sin consecuencias para el jugador.

Es, sin duda, la escena más fuerte y polémica del vídeo (pese a ser la menos sangrienta), y Trump preguntó si ''eso no es violento'' cuando terminó el vídeo. Da la sensación que poco se ha sacado en claro de la reunión y que el presidente no actuó con demasiados argumentos, según ha dejado entrever el medio Kotaku.

De hecho, lo más oficial que tenemos es un comunicado de la Casa Blanca que os dejamos a continuación:

''Durante la reunión de hoy, hemos hablado con el presidente sobre el efecto que los videojuegos tienen en nuestra juventud, especialmente entre hombres jóvenes. El presidente ha reconocido que ciertos estudiops indican que existe una correlación entre los videojuegos y la violencia real y la conversación se ha centrado en si los juegos violentos desensibilizan a nuestra comunidad de cara a la violencia''.

Habrá que ver cómo termina todo, pero los representantes de las compañías se escudan en la Primera Enmienda para vender sus videojuegos amparándose en la libertad de opinión. Es lo mismo que quienres crucifican los videojuegos y se amparan en la Enmienda que señala la tenencia de armas como un derecho constitucional.