Condenado por recibir selfies sexys de su novia de 17 años

Acusado por recibir selfies sexys de su novia de 17 años

Nadie duda de que las leyes -en un principio- existen para proteger a los más débiles, y más aún en un caso tan horrible como el de la pornografía infantil.

No obstante, según podemos leer en Lainformación.com, existen ocasiones en que las leyes pecan de ser contradictorias, como asegura la pareja del joven acusado de estar en posesión de pornografía infantil después de que ella,  su novia de 17 años, le enviara selfies sexys.

Tanto el joven británico de 22 años, como su pareja de 17, aseguran desconocer que era ilegal mandar fotografías íntimas entre ellos, más aún cuando "podemos mantener relaciones" según alega la joven; "¿cómo puede ser que enviarle algunas fotos mías sea un crimen?" continúa en declaraciones al diario Daily Record.

La Ley actual vigente en Reino Unido, indica que se pueden mantener relaciones sexuales desde los 16 años, siempre que sea con consentimiento, pero aquellos menores de edad pueden tener problemas si toman imágenes de actos íntimos. Este es el motivo por el que el chico ha sido condenado por posesión de imágenes indecentes bajo la legislación de Protección de la Infancia. 

En el pasado ya alertamos de que selfies de adolescentes podían ser vendido a pederastas

Además de esta contradicción que señala la novia del condenado, quien asegura que la presión y la forma en la que están siendo tratados les ha obligado a abandonar sus estudios, se ha levantado otra polémica sobre cómo la policía accedió a esos selfies sexys.

 Las imágenes que tomó la pareja, alrededor de una docena, fueron descubiertos por los cuerpos de seguridad después de que accedieran a su teléfono, tras una serie "de eventos desafortunados y no relacionados".

Puesto que ambos habían mandado y recibido selfies íntimos, la policía les interrogó a ambos, pero ella no ha sido acusada por ser menor de edad.

Las declaraciones de la joven al Daily Record retratan el sentir de la joven, quien denuncia que "su permiso ha sido totalmente violado por esa gente que supuestamente tienen que proteger a los niños. Elegí enviar las fotos mías a mi novio. No elegí que todos esos detectives, abogados y quién sabe quién más los viera. Me los imagino mirando y riéndose y me dan ganas de vomitar".