Skip to main content

El futuro de Xbox pasa por la computación en la nube

cloud computing
user

15/03/2018 - 23:39

Si sois jugones y seguís la actualidad del videojuego, seguramente recordaréis el cloud computing, el ''poder de la nube'' y, en definitiva, la computación en la nube que Microsoft presentó junto a Xbox One en 2013. La computación en la nube iba a ser una revolución a nivel tecnológico en las consolas al permitir que la consola se alimentara de unos servidores que realizaban ciertas operaciones vía online. Esto libera carga de procesos de la consola, algo que se puede destinar a otra tarea.

En la teoría, pintaba genial y, de hecho, se realizaron pruebas en Crackdown 3, juego que llegará este año, en las que veíamos una ciudad que se podía reducir a escombros mediante explosiones, todo con unas físicas impactantes, gracias al ''poder de la nube'' de Xbox One. Al final, el cloud computing solo se ha utilizado para ciertas tareas, como la potente IA de juegos de la saga Forza Motorsport y Forza Horizon, pero parece que pronto podría volver a sonar con fuerza esta tecnología.

Y es que, puede que 2013 fuera algo pronto para anunciar esto, ya que no todo el mundo disponía de una conexión de calidad como para soportar los cálculos en tiempo real sin que se produjeran fallos a nivel de lag (tiempo que pasa entre que realizamos una acción en el juego y recibimos el estímulo correspondiente). Ahora, sin embargo, las cosas han cambiado, las conexiones rápidas están más extendidas y parece que Microsoft está volviendo a plantearse la computación en la nube. De hecho, como una opción de futuro.

Phil Spencer, mandamás de la división de Xbox, ha comentado en Twitter que, en estos momentos, cree que el futuro es el cloud computing. ''Creo que veremos un futuro en el que los juegos corran al 100% gracias a la computación en la nube en cualquier dispositivo'', ha comentado Spencer vía Twitter. Esto sugiere un funcionamiento como fue en su día Onlive o el más reciente PS Now, juegos que se ejecutan en servidores remotos y que nosotros jugamos desde la televisión, por ejemplo, vía streaming. Es decir, sin una consola en casa.

Los servicios de Xbox

Además de en el cloud computing y los juegos, Xbox está muy centrada en los servicios. Xbox One ya no es solo una consola en la que insertar un juego y empezar a disfrutar. Cuenta con diferentes programas de suscripción (de música y vídeo) que resultan un valor añadido. Esto también se puede encontrar en PS4, pero Xbox ''juega'' la baza de los servicios de juegos.

EA Access o Game Pass son dos suscripciones que nos permiten jugar a juegos que descarguemos en la consola (dentro de un catálogo, claro) y también encontramos Xbox Game Pass, un servicio que nos permite comprar un juego en Xbox One y tenerlo también en PC manteniendo nuestras partidas guardadas y, además, pudiendo jugar entre plataformas vía online.

El Netflix de los videojuegos, el siguiente paso

Gracias a esta computación en la nube, Microsoft podría dar el siguiente paso para crear el Netflix de los videojuegos. Recientemente, Microsoft ha redoblado sus esfuerzos en la división de computación en la nube y, contando con los potentes servidores de Azure, podrían dar el paso para crear un servicio de suscripción como Game Pass que no necesitara la descarga de los juegos.

Es decir, la idea sería que, como Netflix, tengamos un catálogo que poder consultar y jugar sin bajar ningún archivo. Todo por streaming. Esta idea es la que se podría estar barajando en la división de cloud computing de Xbox, como podemos leer en The Verge.

Veremos qué presenta Microsoft en el próximo E3 (una de las ferias de videojuegos más importantes), pero parece que vuelven a mirar hacia ''la nube''.

Ver ahora: