Muévete con agilidad gracias a Moovit, el transporte público inteligente

Moovit: transporte público inteligente

Moverse por una ciudad puede dar más de un quebradero de cabeza si el presupuesto no  da de sí para desplazarse cómodamente en taxi. Sobre todo si es grande y el foráneo llega por primera vez a ella.

Tampoco se hayan libres de dudas los habitantes de la urbe que, aún acostumbrados a ir de un sitio a otro utilizando el transporte público, un día cambian su itinerario habitual, y a veces se las ven y se las desean para encontrar el camino más adecuado.

Buscar la mejor combinación entre autobús, metro e incluso tren se convierte a veces en un galimatías difícil de resolver con éxito si no tienes cerca de alguien que te eche una mano.

Usar Moovit es tan sencillo cómo indicar el punto de origen y destino de tu trayecto para recibir las indicaciones más adecuadas.

Inteligencia social

Moovit nació hace más de dos años como respuesta a una necesidad que detectaron sus creadores: había que diseñar una plataforma de acceso universal a la información del transporte público, pero que diera un paso más y fuera una herramienta dinámica.

La solución: crear una comunidad en torno a ella que contribuyera a enriquecer la información que les facilitan los operadores de transporte locales. La combinación de ambos les permite ofrecer datos sobre el estado de red en tiempo real.

El poder de Moovit se basa en la enorme cooperación entre los propios usuarios que forman parte de ella”, nos cuenta su vicepresidente de Innovación, el español Álex Torres, desde las oficinas que esta empresa israelí tiene en San Francisco.

Se trata de crear una red de inteligencia colectiva con usuarios que aportan datos en tiempo real para que la app ofrezca siempre el mejor trayecto, actualizando los tiempos de llegada constantemente. Además, Moovit permite suscribirse a las alertas de las líneas más utilizadas, para estar al tanto de las incidencias y prevenir posibles inconvenientes.

 

Entre Silicon Valley y Tel Aviv

Hasta su llegada a Moovit, Torres formaba parte del equipo de marketing de Google Maps, una empresa tan grande donde, según sus palabras, se corre el riesgo de perder algo de perspectiva. “Creo que a veces es bueno salir al frío y probar algo nuevo”.

En el hervidero de empresas tecnológicas que es Silicon Valley es donde Moovit tiene lo que su vicepresidente de Innovación denomina su “cuartel general” para todo lo relacionado con el marketing, “pero el desarrollo, I+D y temas de ingeniería se siguen llevando desde Tel Aviv. Ambos lugares están escribiendo, hoy por hoy, el futuro de Internet y de la tecnología, por eso queremos estar en los dos sitios de manera activa”.

Y su fórmula, de momento, les está dando muy buenos resultados con una expansión increíblemente rápida. En este tiempo han conseguido estar presentes en 500 ciudades de 45 países, en 31 idiomas y han alcanzado los 15 millones de usuarios.

“España es el quinto país del mundo en número de usuarios, superando el millón. La comunidad española es muy activa y comparte mucha información”, describe Torres. “Madrid y Barcelona acaparan el 80% de los usuarios. A nivel mundial pasa algo similar, siempre serán las grandes ciudades los lugares donde el uso sea más intenso”.

Moovit tiene a su equipo repartido entre Tel Aviv, donde desarrollar la app; y Silicon Valley, desde donde dirigen todo el marketing.

La apuesta de Nokia y BMW

Parece que el recorrido de Moovit no acaba aquí. En enero de este año anunciaron que habían recibido una inyección de capital de 50 millones de dólares –unos 44 millones de euros–. Entre los nuevos inversores figuran empresas como Nokia Growth Partners y BMW i Ventures, que se unen a Sequoia Capital o Gemini Ventures, que ya habían contribuido en la ronda de financiación anterior.

El objetivo para 2015 es trabajar en su expansión internacional. “Queremos hacer un gran esfuerzo en países de Latinoamérica y Asia, así como en grandes capitales europeas, entre las que, por supuesto, está España”. En nuestro país Moovit ya tiene presencia en 18 ciudades, y parece que su intención es no dejarse casi ningún metro cuadrado del territorio por cubrir.