Pierde 53.000 dólares al romper con su pareja por SMS

Romper con su pareja por SMS le cuesta 53.000 dólares

Una y otra vez se nos recuerda que lo que se publica o se dice de forma digital nunca podrá deshacerse por más que nos arrepintamos, una moraleja que vale tener en cuenta la próxima vez que enviemos un tweet, actualicemos nuestro estado de Facebook o publiquemos alguna imagen en Instagram.

Louis Billittier Jr. aprendió la lección de mala manera cuando decidió romper con su prometida de dos años a través de un mensaje de texto en julio 2012.

Por lo visto, en un intento por aplacar a su ex, el hombre le envió un SMS que decía "Además, tienes un anillo de despedida de 50.000 dólares. Suficiente para el pago del inicial de una casa", informó la web Buffalo News.

Poco después Billittier parece haber cambiado de opinión y decidió demandar a su ex-prometida cuando ésta se negó a devolver el anillo.

Ambas partes se presentaron sus argumentos en un juicio civil en noviembre.

¿Te arrepientes de lo que escribes en las redes sociales?

Bajo la ley del estado de Nueva York, los hombres están permitidos legalmente a pedir que se les regrese el anillo de compromiso en caso de que la boda no se llegue a celebrar. 

Lo que el hombre no previó es que al enviar el mensaje de texto, implicaba que había regalado el anillo a su ex como "regalo de despedida", por lo que en este caso la ley no aplica. (¿Alguien dijo karma?)

Tras deliberación, la semana pasada el juez de la Suprema Corte Russell Buscaglia otorgó el anillo de oro blanco y diamante de 2,97 quilates, o el equivalente a su valor de mercado, a la mujer.

Según Buscaglia, la descripción de Billittier del anillo como un "anillo de despedida" indicaba que el anillo se había convertido en un regalo que ya no formaba parte del contrato de matrimonio original.

"Los mensajes de texto... han convencido a este tribunal de que es muy probable que un regalo válido le fue dado (a ella) después de que el compromiso terminase" declaró el juez.

Billittier alegó que se había tratado de un comentario sarcástico y que en ningún momento había planeado dejarle el anillo, pero evidentemente el juez no le creyó. prueba