PS4 aumenta su potencia liberando su séptimo núcleo

PS4 potencia

Las consolas de nueva generación no han supuesto un cambio sustancial gráficamente frente a las pasadas PS3 y Xbox 360, pero sí que han dado un paso adelante respecto a la magnitud de los escenarios y la profundidad de campo. Ahora PS4, casi de la noche a la mañana, se ha convertido en un sistema más potente, y eso gracias a la liberación de su séptimo núcleo.

En sí, el hardware de PS4 es muy particular, dando que prioriza la GPU frente a la CPU, algo que va en consonancia con la arquitectura de la sobremesa de Sony. La PS4 cuenta con un procesador de 8 núcleos, aunque dos de ellos quedan reservados para el sistema operativo. Algo que ya ha cambiado.

En la línea de lo que hizo Microsoft con su Xbox One a primeros de año, Sony ha decidido liberar el séptimo núcleo de su PS4 para los desarrolladores. ¿Qué va a suponer esto? Básicamente que, a priori, la consola contará con mayor capacidad de CPU pudiendo ofrecer juegos técnicamente mejores, dado que va a contar con mayores recursos.

Sin embargo se trata de un cambio que no vamos a notar de primeras. Conviene aclarar que los juegos que actualmente están en el mercado o aquellos ya en desarrollo con un tiempo considerable de trabajo, no se van a beneficiar de este recurso adicional. La opción más viable es que cada uno de los desarrolladores lance una actualización para que sus juegos actuales se beneficien de ello. Algo improbable.

Tampoco queda claro si todo el núcleo va a estar disponible para juegos. Aunque la mayoría de los títulos actuales están lo suficientemente optimizados como para afianzarse en los seis núcleos, sí que se tiene constancia de que aquellos juegos que hacen uso de comandos de voz, se amparan en la mitad del séptimo núcleo. Con ello, para rendimiento general de juegos no tendríamos la totalidad de este séptimo núcleo a disposición de desarrolladores, al menos con algunos títulos en particular.

Los mejores juegos para PS4 de 2015

Lo que está claro es que no existe ningún iceberg ni ninguna potencia oculta, simplemente una reserva de recursos estimados para su uso por la CPU y que ahora, por la mayor optimización en los juegos, puede delegarse (al menos parte del mismo) al rendimiento general.

Últimamente la plataforma de Sony está de moda. Los juegos de PS2 serán posibles en PS4 mediante emulación, algo que va a suponer que el problema de la retrocompatibilidad se solucione a medias; y por otra parte empezaremos a ver el juego remoto de PS4 en ordenadores como PC y Mac.

[Fuente: Techcrunch]