Uber, la app que está cambiando la forma de pedir un taxi

Web Uber

Los que recurrimos al servicio de taxi con cierta frecuencia sabemos que hay ya numerosas apps para pedir taxi que permiten solicitar un vehículo en el lugar en que nos encontramos. Están disponibles en las principales ciudades de Europa y América y, por supuesto, en algunas ciudades de España. Entre las más populares se encuentran servicios como Wannataxi y By-Taxi, así como otros más innovadores como Join Up Taxi.

Dada la relativa popularidad de las apps para pedir taxi, cuando escuché hablar de Uber me llamó la atención. ¿Qué tiene este servicio de especial para que se haya convertido en el favorito de Silicon Valley? Y, sobre todo, ¿por qué inversores como Jeff Bezos (Amazon) y Goldman Sachs, entre otros, han invertido hasta 32 millones de dólares en esta compañía?

La respuesta es que Uber ha reinventado el taxi, tomando elementos de este servicio y mezclándolos con otros propios de las flotas privadas de coches. A diferencia de los servicios que te permiten pedir un taxi convencional, Uber te muestra la posición de los vehículos cercanos, una estimación del tiempo necesario para ser recogido y, además, puedes elegir entre varios tipos de vehículo: el estándar es un distinguido sedán, pero puedes optar por un SUV o por un modelo utilitario. Todos ellos son vehículos en perfecto estado de revista, en color negro y con un chófer cuidadosamente trajeado. A cada tipo de vehículo le corresponde una tarifa, por lo que puedes elegir el que necesitas, tanto si quieres un transporte asequible para ir a una reunión, como si quieres un vehículo que te permita trasladar a una banda de rock cargada con sus instrumentos.

Las diferencias no terminan ahí. Una vez que llegues a destino, no tendrás que preocuparte por llevar dinero en efectivo o por si el chófer acepta tarjetas de crédito. Uber también es un taxímetro y, una vez que pulses el botón correspondiente, se cargará el importe adecuado en la tarjeta asociada a tu cuenta. El único paso que te queda por dar es puntuar al chófer para que otros usuarios (y los chicos de Uber) sepan si has llegado a tu destino plácidamente o has tenido que soportar a un conductor grosero e imprudente.

Uber está ya en muchas ciudades de EEUU y en algunas europeas, donde el servicio ha tenido una buena acogida. En España hay una gran demanda de un servicio de este tipo: servicios como Patxitaxi triunfan en algunas de nuestras ciudades y, personalmente, tengo una pequeña gran red de amigos taxistas de confianza con los que contacto por Whatsapp. Son candidatos perfectos a conducir un Uber, ya que se esfuerzan en atender a sus usuarios. Así se elimina el riesgo de terminar en un coche sucio y maloliente con un conductor maleducado que te obliga a escuchar alguna emisora de radio mientras maltrata presta servicio a sus clientes. No son la mayoría, pero existen.

¿Y tú? ¿Dejarías de usar el taxi de siempre por Uber? Si eres taxista, ¿te gustaría conducir un Uber-car?