Logo Computerhoy.com

Los motivos por los que hay que probar que no somos un robot en Internet

Ciberseguridad
Los motivos por los que hay que probar que no somos un robot en Internet

Esta es la razón por la que tienes que resolver una serie de desafíos visuales cuando realizas ciertas acciones en Internet.

Es más ocasiones de las que nos gustaría, nos hemos enfrentado a una serie de puzles o pequeños retos visuales a la hora, por ejemplo, de publicar un comentario en redes sociales, al descargarnos un archivo o incluso al navegar por Google, y es que las clásicas casillas que debemos marcar para confirmar que no somos un robot están prácticamente en cualquier sitio de Internet.

Así que si te has preguntado alguna vez exactamente qué es esto y por qué realmente nos aparece la prueba de que no somos un robot, esto se emplea básicamente para evitar que los bots puedan causar muchos problemas en Internet.

Y es que uno de los principales efectos de Internet es la automatización, y con ello la creación de bots que se encargan de explotar ciertas tareas haciéndolas de forma automática algo que, si bien puede ser interesante y eficiente en ciertos casos, puede convertirse en todo un peligro sobre todo si hablamos del spam.

Los motivos por los que hay que probar que no somos un robot en Internet

Y es que los bots pueden causar multitud de problemas en Internet como provocar mayor fraude, fomentar la piratería informática, publicar comentarios de spam o incluso comprar un gran conjunto de productos para revender, entre otras.

Así que para ello investigadores informáticos de la década de los 90 inventaron una técnica llamada CAPTCHA (Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart) que su traducción correcta al castellano sería “Test de Turing público y automático para distinguir a los ordenadores de los humanos”. 

Así que con esta técnica se evita que los bots ingresen información en los sitios web.

Los CAPTCHA se originaron como imágenes con letras, números o palabras escritas con fuentes onduladas y a veces borrosas, que para un ser humano en ciertas ocasiones puede ser complicado hasta de descifrar.

No obstante en 2007 un proyecto llamado reCAPTCHA comenzó a usar su prueba CAPTCHA como una forma de realizar tareas significativas. Posteriormente en 2009 Google adquirió reCAPTCHA y lo comenzó a usar para decodificar las direcciones de Google Street View.

Es todo caso hoy día, cuando resolvemos un desafío de reCAPTCHA, estamos ayudando a Google a entrenar sus modelos de aprendizaje automático al enseñarnos objetos en varias fotos que las computadoras podrían tener problemas para reconocer.

De esta forma, cuando te enfrentes a este tipo de desafíos visuales, ya sabes la razón de su existencia, aunque en ciertos casos puede resultar que resolver uno de estos desafíos pueda ser lo más aburrido que hagas en todo el día.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además