Skip to main content

Adiós a MoviePass, el Netflix del cine echa el cierre

MoviePass

14/09/2019 - 11:09

Ya es oficial el cierre de MoviePass, el servicio de suscripción para ver películas en el cine a precio fijo, y que tras multitud de problemas en los últimos tiempos, no ha encontrado ninguna vía de rentabilidad.

Ya te hablamos del auge y caída de MoviePass en un reciente reportaje, y ahora ya tenemos confirmación oficial de su cierre. La compañía ha confirmado que hoy, 14 de septiembre, el servicio dejará de estar disponible para todos los suscriptores, los pocos que le quedaban.

El anuncio, que se hizo llegar primero a los suscriptores mediante correo electrónico y también bajo un comunicado de prensa emitido por la propia empresa propietaria Helios and Matheson, pone el punto y final a una idea de negocio muy interesante pero que cuenta con multitud de detractores en una industria de cine muy poderosa.

Tras una interrupción de sus servicios en julio y hasta una filtración de números de tarjeta de crédito de sus clientes, ha llegado este comunicado que tampoco es que pille por sorpresa dado que el cierre ya se había rumoreado que era inminente.

En la nota se puede leer que el 13 de septiembre de 2019, MoviePass notificó a sus suscriptores “que interrumpirá el servicio para todos a partir del 14 de septiembre debido a que los esfuerzos por recapitalizar la empresa no han tenido éxito hasta la fecha”.

En todo caso el fin de MoviePass podría no ser definitivo, dado que la compañía afirma que se encuentran buscando fondos para recuperar el negocio, pero que son incapaces de predecir ni prometer una posible vuelta. Ahora sobre la mesa esperan la llegada de ofertas que se hagan con la compra total del servicio, o con la venta individual de sus activos, con lo que el futuro es tan incierto como poco prometedor.

MoviePass fue agresiva en sus ofertas iniciales para conseguir suscriptores, donde pagando una cantidad fija al mes se podían ver películas en el cine. Después el plan llego a limitarse a tres películas mensuales.

Sea como fuere, a la industria del cine nunca le gustó un servicio de estas características y han estado poniendo trabas para su funcionamiento. El hecho de que el cliente pudiera ir a ver cualquier película de estreno pagando una suscripción mensual que tampoco era alta económicamente, no parecía rentable ni para Hollywood, ni para un servicio de estas características.