Skip to main content

Netflix ha desperdiciado toda su ventaja: cuando más no siempre es mejor

Crisis Netflix

DepositPhotos

23/05/2022 - 10:57

Parece que, si tienes una cuenta compartida en esta plataforma, eres en parte responsable de la caída de suscriptores de la compañía, o al menos así lo considera el consejero delegado de Netflix, Reed Hastings.

Ya se anunció la estrepitosa caída de suscriptores en Netflix a finales de abril: 200.000 usuarios menos en los tres primeros meses de 2022. Pese a seguir siendo la plataforma por excelencia para muchos, las cosas no van bien.

Las razones de esta pérdida son varias, entre ellas una gran competencia por parte de otras compañías, la incapacidad para expandirse en algunos territorios debido a limitaciones tecnológicas, la guerra entre Ucrania y Rusia y el uso compartido de cuentas.

No obstante esto parece que irá a peor, porque Netflix ve bastante probable que puedan perder aún más suscriptores a lo largo de este año. Una de las explicaciones que se barajan relativas a esta pérdida de suscriptores es que el mercado es cada vez es más competitivo con actores como Disney plus o HBO Max que están claramente destacando.

El consejero delegado de Netflix, Reed Hastings, lo ha dejado muy claro, la culpa es básicamente debido a dos factores: la guerra en Ucrania y el intercambio de contraseñas.

Sin embargo, esto suena más a excusas o escurrir el bulto que afrontar un gran problema de base: mucho contenido pero de poca calidad. 

Cuando surgió Netflix, su atractivo era evidente. Precios muy considerables y un contenido realmente bueno. Además, la aplicación era rápida y fluida, lo que la convertía en una opción obvia para la mayoría de la gente.

Plataformas

Hay vida fuera de Netflix: plataformas menos conocidas que tienes a tu alcance en este momento

El problema fue cuando decidió pasarse al streaming en masa. Se endeudó a fondo para invertir 15.000 millones de dólares en contenido original (Sex Education, Stranger Things) y lo que en un principio parece que les salió bien, ahora con la feroz competencia, es insuficiente.

Por si fuera poco, sumémosla también que ha tenido algunos problemas de relaciones públicas relacionados con la transfobia de Dave Chapelle (especial de Netflix), a lo que la compañía respondió con un surrealista, si no te gusta, no lo veas.

Todo esto, ha degenerado en una plataforma con contenido de baja calidad a excepción de nuevas temporadas de sus series míticas o grandes éxitos como fueron El Juego del Calamar. Por lo tanto, parece bastante obvio que pierda suscriptores, o que los que quedan no estén dispuestos a pagar aún más dinero por una cuenta.

La causa de los problemas de la empresa no es el uso compartido de contraseñas, sino su mala gestión y el desaprovechamiento de su ventaja inicial. En vez de culpar a los de fuera, sería mejor que mirasen dentro.

Y además