Skip to main content

La fibra le sale a cuenta a Telefónica: ha ganado 131 millones vendiendo los cables de cobre de las antiguas conexiones ADSL

Las operadoras se enfrentan a un fin de semana decisivo: ¿aguantará la fibra óptica en España estos días?

Conexiones en un punto de intercambio de DE-CIX

DE-CIX

20/08/2021 - 13:22

El reciclaje de cables de cobre supone un ingreso extra a empresas como Telefónica, los datos a los que ha tenido acceso El País hablan de que habría ganado 131 millones de euros vendiendo los componentes de estos cables.

La transición de ADSL a la fibra es algo que muchos usuarios ven con buenos ojos. La posibilidad de tener mejor velocidad de internet para trabajar, jugar o consumir contenidos en streaming es algo casi indispensable en los hogares a día de hoy.

Pero, ¿qué pasa con los cables de ADSL cuando se sustituyen por fibra? Esta pregunta no se la ha hecho mucha gente, pero lo cierto es que es una cuestión interesante. En la sociedad actual todo de lo que se pueda sacar beneficio es bien recibido.

Los cables de ADSL no se libran de esa premisa. La composición de estos cables es, en su mayor parte, cobre y este metal tiene una cotización más que suculenta. Las empresas como Telefónica cuentan con programas de reciclaje y venta de este material.

Al contar con un plan en el cual la fibra llegue a más hogares, los cables antiguos pasan por un proceso en el que se separan sus materiales para luego ser vendidos. La extensa red de cables ha hecho que la cantidad de material de cobre sea enorme.

La venta de este material ha conseguido que Telefónica ingrese 131 millones de euros extra en 2020 únicamente de la venta de los materiales de su antigua red de ADSL. La noticia no toma por sorpresa a nadie, pues el cobre siempre ha estado bien valorado.

Pero resulta curioso que, aún haciendo algo beneficioso para el planeta como es el reciclaje y reutilización, se puedan obtener unos beneficios de tales cantidades de dinero. La noticia ha salido a la luz gracias a la publicación de El País.

Los datos de los que se hablan es que desde 2016 se han desmontando 65.000 toneladas de cobre y, además, 7.140 toneladas de otro tipo de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Telefónica sigue desmantelando centrales, así que lo más seguro es que sus beneficios aumenten.