Skip to main content

Google Stadia se podría enfrentar a una demanda colectiva por no cumplir con la resolución prometida

Análisis Google Stadia

18/02/2021 - 20:35

¿La realidad es tal cual la prometía Google o el gigante de Internet no ha cumplido con la resolución 4K? Una demanda colectiva ataca a Google por incumplir su anuncio inicial donde se daba por hecho que todos los juegos de Stadia estarían en 4K.

La demanda data del 22 de octubre de 2020 y fue presentada ante el Tribunal Superior del condado de Queens y que posteriormente se trasladó al tribunal federal de Nueva York el 12 de febrero de 2021.

Bajo la premisa de "afirmaciones falsas y engañosas" esta demanda se abre camino con el fin de demostrar que Google solo quería engordar sus cifras violando las leyes de protección de los consumidores.


En la demanda se explican algunas de las razones por las que Google exageró la resolución de los juegos, y se cree que era para obtener un gran número de suscriptores en el Plan Stadia Pro.

Los comienzos de Stadia no fueron precisamente buenos, pero eso no da motivos para engañar a miles de jugadores. La demanda consta de 42 folios y se centran en los días previos al lanzamiento oficial de la plataforma. Fue ahí donde Google aseguraba que todos los títulos tendrían una resolución 4K.

Tras el lanzamiento oficial de Stadia las declaraciones de Google se mantenían, pero fue ahí cuando muchos pudieron probar el servicio y se dieron cuenta de que la resolución no era exactamente la que prometía el gigante de Internet.

Tal fue el escándalo que Google eliminó un tweet donde hacía referencia al 4K en el popular juego Red Dead Redemption 2. Este hecho no hizo más que afirmar las sospechas de los usuarios.

Demanda colectiva contra Google Stadia

Class Action

La demanda recuerda algo muy importante y es que antes del lanzamiento de Stadia la propia Google hizo un pequeño cambio en la descripción del servicio, justo en la parte de la resolución, y dijo que dependiendo de la conexión a Internet de la que se disponga se tendría acceso a una resolución u otra.

Luchar contra esto supondría también desempolvar la larga lista de contenidos que hay en Netflix y otras plataformas que prometen 4K, pero no lo cumplen. A pesar de eso no deja de ser una estrategia muy sucia por parte de Google.

El demandante actuó con rapidez en cuanto vio que había varias opiniones en común, de hecho, intentó llegar a un acuerdo con Google, pero se negó a pagar al demandante.

Lo único que consiguió con sus negociaciones fue que Google ofreciera bonos de 10 dólares a los suscriptores de Stadia, tanto los actuales como los anteriores. Cuando la demanda tenga sentencia os lo contaremos de inmediato, de momento solo queda esperar.

Etiquetas:

#Google

Y además