Skip to main content

Snapdragon Studios es el plan de Qualcomm para convertir los móviles en consolas portátiles de nueva generación

juego snapdragon

01/12/2021 - 08:42

Qualcomm quiere que los móviles se conviertan en consolas portátiles gracias tanto a la potencia del chip como a una serie de herramientas para facilitar la optimización de juegos para móviles. Para ello se ha aliado con los principales nombres del sector de los videojuegos.

Cuando hablamos de procesadores, generalmente en el segmento más 'tech', pensamos en frecuencias, núcleos, la tecnología de dichos núcleos ARM, la litografía y otros factores mucho más 'profundos', pero al final donde se suele demostrar la potencia de una nueva generación es en las tareas pesadas, como los videojuegos.

Un videojuego puede ser extremadamente simple y tirar solo de unos pocos núcleos de la CPU, obviando todo lo demás, pero también puede ser complejo hasta el extremo y aprovechar una arquitectura unificada en la que CPU, GPU y memoria RAM sean un único componente que cuenta con muy buena comunicación entre sus partes para que todo sea más fluido.

Cuando más optimizado esté un sistema, mejor irá el videojuego aunque el hardware no sea el más puntero y eso lo hemos visto durante años en el segmento de las consolas. Máquinas como Xbox 360 o PS3 ejecutando títulos como Halo 4, The Last of Us o, sobre todo, GTA V eran una auténtica locura y se consiguió gracias a la optimización.

VIDEO

Análisis FORZA HORIZON 5 y comparativa del estandarte de Xbox Series X

Precisamente eso es lo que quiere lograr Qualcomm, que dispositivos que ya son muy, muy potentes den un salto de calidad en videojuegos ofreciendo experiencias de consola gracias a la mejora de las herramientas para crear dichos videojuegos. En pocas palabras: que los desarrolladores no tengan que pelear con el hardware para exprimir dichos componentes.

Con esa idea nace Snapdragon Studios que, como la misma compañía ha confesado en la keynote celebrada hace unas horas, tiene como objetivo convertir los móviles en auténticas consolas. ¿Cómo lo quieren conseguir? La respuesta es sencilla: atrayendo a los principales creadores de videojuegos.

Esta madrugada hora española (aunque yo estoy escribiendo esto a las 21 de Hawaii), Qualcomm ha celebrado la tradicional presentación de su nueva generación de Snapdragon. Ya os hemos contado todos los detalles del Snapdragon 8 Gen 1, un chip que mejora en CPU, pero sobre todo lo hace en ISP para fotografía, chip de inteligencia artificial y GPU.

La nueva generación de Adreno es un 30% más potente que la anterior, pero también consume menos debido a la litografía general del chip en 4 nanómetros y, como ya deberíais saber, por muy potente que sea un sistema, si las herramientas no acompañan, no hay manera de sacar todo el jugo o, al menos, no se exprime como se debería.

Por eso, y sabiendo que cuentan con un chip muy potente, lo que ha hecho Qualcomm es atraer a los principales desarrolladores de juegos como Microsoft, Sony, Electronic Arts, Square Enix o Ubisoft, entre otros, con una serie de herramientas para poder exprimir el hardware de los móviles.

El objetivo es que lleven sus experiencias triple A a los móviles con Snapdragon y, con eso en mente, nace Snapdragon Studios.

snapdragon studio

No, no es que Qualcomm se haya marcado un Google con Stadia y haya empezado a abrir estudios de desarrollo de la nada, sino que ha desarrollado un kit de desarrollo con herramientas para que los estudios de videojuegos lo tengan más fácil a la hora de llevar sus creaciones a teléfonos móviles.

Con esto ofrecen guías, plugins, tutoriales, acceso sencillo a herramientas y el SDK y conferencias, entre otras ayudas, para que los creadores de juegos conozcan a fondo la plataforma y puedan llevar experiencias 'grandes' y de última generación a los móviles.

Todo esto forma parte de Spandragon Game Toolkit y, según Qualcomm, han estado años trabajando para encontrar la manera de que los desarrolladores de juegos lo tengan fácil a la hora de conocer el sistema. 

snapdragon studio

 De esta forma se busca que haya juegos con mejores gráficos en móviles a la vez que aplican técnicas de nueva generación como nuevas técnicas de renderizado que mejore la comunicación entre la CPU y la GPU para, de este modo, descargar al sistema y permitir que los juegos luzcan mejor.

Así tendremos mejores físicas, texturas en alta resolución y otra serie de herramientas, como el renderizado en 'alta' de únicamente los elementos que tenemos a la vista en un videojuego para descargar a los diferentes componentes de hardware, con el fin de tener juegos con un apartado gráfico más realista.

De hecho, la demo que han mostrado es impresionante:

Esto que acabáis de ver es una demo de un juego optimizado para móviles con Snapdragon 8 Gen 1 con las herramientas de Qualcomm, lo que permite técnicas como la profundidad de campo, las texturas en 'alta' y otros elementos más propios de juegos de consola que de móvil.

De hecho, Qualcomm se ha aliado tanto con Unity como con Unreal, dos de los motores gráficos más conocidos y utilizados actualmente, para permitir que los juegos para móvil tengan técnicas que, actualmente, estamos viendo en plataformas más potentes como las de sobremesas.

Un ejemplo es el VRS, que llega con mejoras para descargar a la CPU, GPU y batería en esta nueva generación, así como los elementos volumétricos como la niebla, el polvo o el humo, algo de lo que no se suele hablar en juegos para móviles. 

snapdragon studio

 Y es que, esto es un juego de compromisos. Puedes tener títulos muy vistosos visualmente que agoten la batería en cuestión de pocas horas. Otros son más básicos y, evidentemente, piden menos recursos.

Con las herramientas de Snapdragon Toolkit se pretende que haya un equilibrio y que, conociendo mejor el hardware, los desarrolladores puedan crear juegos más vistosos sin que eso perjudique demasiado la autonomía.

Y, además, no todo son 'gráficos' en un videojuego y el sonido juega un papel fundamental. El Snapdragon 8 Gen 1 cuenta con una nueva 'autopista' que conecta GPU y CPU de manera que la GPU pueda encargarse del apartado visual más exigente mientras la CPU se encarga de calcular el sonido, entre otras tareas.

De este modo se consigue un sonido más inmersivo que permita que nos adentremos más en el videojuego. 

Esto suena muy bonito, pero claro, hay que ver (y escuchar) cómo los desarrolladores lo ponen en práctica y si realmente utilizan todas estas herramientas para convertir, como desea Qualcomm, un móvil en una consola portátil de nueva generación.

Parece que la intención, y las herramientas, están sobre la mesa. Ahora hay que ver si los principales desarrolladores de juegos tienen interés en exprimir los teléfonos móviles para lograr experiencias de nueva generación.

Nosotros, estos días, estaremos probando las nuevas propuestas de Qualcomm y hablando con sus responsables y os contaremos cualquier novedad interesante en la web. Así que, estad atentos.

Y además