Skip to main content

Hace 78 años nació el IBM Mark I, así era este gran ordenador electromecánico

Hace 78 años nació el IBM Mark I, así era este gran ordenador electromecánico

Wikipedia

06/08/2022 - 07:30

El ordenador electromecánico IBM Mark I es una muestra de la evolución que han sufrido los ordenadores en los últimos años, vamos a ver la historia y todas las características que hacen a este equipo tan especial.

Los ordenadores que conocemos actualmente no tienen nada que ver con los que existían hace algunos años, prueba de ello es el IBM Mark I o también conocido como Harvard Mark I. Este ordenador tenía muchas particularidades y entre ellas una de las más destacadas era su tamaño, siendo un equipo que podía ocupar varias habitaciones de un hogar.

Teniendo un largo de 15,5 metros, un alto de 2,4 metros y un ancho de 60 centímetros, este ordenador es una bestia de casi cinco toneladas de peso. Es fruto de la colaboración entre IBM y Howard Airen, el desarrollo de este mastodóntico ordenador se inició en 1939, pero no fue hasta 1944 que no se pudo presentar al público.

Su tamaño era un indicativo de sus capacidades, siendo el Harvard Mark I capaz de realizar hasta cinco operaciones aritméticas: suma, resta, multiplicación, división y emplear resultados ya obtenidos para continuar en el proceso de cálculo. Puede parecer simple a día de hoy, pero que una máquina fuese capaz de resolver ecuaciones fue un hito en aquel momento.

El funcionamiento era bastante complejo pues para nutrir de información al ordenador se necesitaba emplear cintas perforadas de papel, las cuales también se empleaban para darle instrucciones de funcionamiento a este ordenador electromecánico. Los resultados también se obtenían en estas cintas de papel perforadas.

VIDEO

Harvard Mark I

A la hora de realizar las operaciones aritméticas la forma en la que el IBM Mark I trabajaba con los datos era la siguiente: los números eran enviados a los diferentes registros mediante señales eléctricas y con los 800 kilómetros de cable como medio de propagación, permitiendo así que las 750.000 pizas como interruptores rotatorios o ruedas empezasen a trabajar.

Al contar tal cantidad de piezas mecánicas uno de los principales problemas del IBM Mark I era su ruido, siendo atronador y similar a la escritura de un enorme grupo de personas utilizando al unísono máquinas de escribir. De hecho, el IBM Harvard Mark I se encapsuló entre paneles de cristal que reducían considerablemente el ruido generado.

Se cumplen 78 años del nacimiento del IBM Mark I, un ordenador que ha pasado a la historia por méritos propios y que nos permite comprender de forma rápida la evolución que ha ocurrido en la informática hasta el punto actual donde los ordenadores son silenciosos, caben en una mochila y, sobre todo, son capaces de hacer absolutamente de todo.

Y además