Anciana cumple deseo antes de morir gracias a Oculus Rift

Anciana enferma de cáncer cumple último deseo antes de morir, gracias a las gafas de realidad virtual Oculus Rift.

La realidad virtual lleva treinta años flotando sobre nuestras cabezas, como una promesa incumplida, pero parece que ahora sí, las promesas están a punto de convertirse en realidad.

Tendemos a ser cortos de miras en este tema y nos imaginamos su aplicación en los videojuegos, películas y otros sistemas de entretenimiento. Pero como un generador de mundos imaginarios que es, la realidad virtual tiene infinitas aplicaciones en educación o en terapias de tratamiento de enfermedades.

Hoy nos ha llamado la atención la triste pero hermosa historia de Roberta Firstenberg, una anciana enferma de cáncer terminal, que hemos visto en The Rift Arcade.

Oculus Rift ayuda a enferma de cáncer

Su nieta Priscilla es diseñadora gráfica de videojuegos, y ha trabajado en éxitos como Republique para el iPad. Todos los días, tras terminar la jornada laboral, acudía a charlar con su abuela hasta que se dormía.

Lo que más le gustaba a Roberta era cuidar su jardín y pasear al aire libre, pero debido a lo avanzado de la enfermedad, ya no podía salir a la calle.

A su nieta Priscilla se le ocurrió que su abuela podría experimentar otra vez lo que era andar, con unas gafas de realidad virtual, así que mandó un e-mail a Oculus, la empresa que está diseñando las gafas Oculus Rift, recién comprada por Facebook por 2.000 millones de dólares.

Oculus le respondió al día siguiente, diciendo que tenían una larga lista de espera de desarrolladores para recibir sus Oculus Rift (aún no están a la venta), pero que su historia les había conmovido y la iban a prestar unas gafas inmediatamente. Ese mismo día las recibió por mensajería urgente.

Priscilla le puso a su abuela las gafas con la demo Tuscany, que consiste en pasear por un escenario rural, y Roberta quedó extasiada. Puedes verlo en el vídeo que su nieta grabó:

Probamos las Oculus Rift y te lo contamos

Roberta se emocionó especialmente cuando pudo tocar su animal favorito, una mariposa.

Animada por la experiencia positiva, Priscilla se enteró de que existía una versión para Oculus Rift de Google Street View. Su abuela le contó que meses atrás había visto al coche de Google haciendo fotos, y lo había saludado. Echaron un vistazo a las fotos de su calle en Street View y, efectivamente... ¡Allí estaba su abuela saludando!

Oculus Rift con enferma de cáncer

Roberta pudo pasear por su calle y ver otra vez su jardín, aunque se llevó un pequeño disgusto porque en Street View también salía su perro, que había fallecido hace poco.

Pero le encantó la experiencia de pasear virtualmente por los lugares que conocía.

Priscilla comenzó a planificar posibles rutas y experiencias virtuales para su abuela, pero el cáncer progresó rapidamente y ya no fue capaz de volverse a poner las gafas. Murió a las cuatro semanas.

Es un final triste pero esperanzador, porque nos muestra cómo la tecnología lúdica puede utilizarse para ayudar y animar a las personas enfermas.

La realidad virtual con Oculus Rift abre las puertas a todo tipo de terapias aplicadas a enfermos terminales, personas en cuarentena, discapacitados, y otros pacientes que podrán experimentar vivencias sin las limitaciones del mundo real.

El futuro sólo acaba de comenzar...