Australia, Suiza, Canada e Israel no se fían de Google Glass

Un accesorio problemático

El dispositivo más futurista de Google, las Google Glass, aun no han salido al mercado y ya están levantando ampolla en diversos sectores de la sociedad. Primero, un comerciante en Seattle decidió prohibirlas en su local. Después, se le prohibió a los desarrolladores incluir la función de reconocimiento facial. Ahora, nueve gobiernos le han enviado una carta a Larry Page, uno de los dueños de Google pidiendole explicaciones acerca de los usos de su dispositivo.  

En la misiva firmada por oficiales encargados de velar por la privacidad informática de Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Méjico, Israel y Suiza, éstos le preguntan a Google cómo usará la información recopilada por el dispositivo. Si bien este dispositivo se encuentra en fase de desarrollo, los oficiales expresan su preocupación acerca de las implicaciones de privacidad que puede generar este accesorio, capaz de grabar y tomar fotos de otras personas.

La carta continúa afirmando que las organizaciones de protección de datos han enfatizado la necesidad de incluir elementos de privacidad en servicios y productos antes de su lanzamiento. Los países firmantes prosiguen explicando que no han tenido información clara acerca de cómo funciona el dispositivo y de cómo podría utilizar Google la información recopilada a través del mismo y le piden a Google establecer un díalogo claro con autoridades de seguridad informática acerca de Google Glass

Por este motivo, le hacen nueve preguntas a la compañía informática, entre las que se incluyen el saber cómo Google Glass cumple con leyes de protección de datos, cómo pretende usar Google la información que recoge a través de las gafas, cuáles son las condiciones de privacidad que tanto los creadores de apps como Google están fijando y cómo va a manejar Google el asunto del reconocimiento facial más adelante.

Representantes de Google han dicho que con cualquier dispositivo que sale al mercado, siempre existirán preguntas y sus gafas aun están en un estado de desarrollo muy temprano. Vale recordar que no solo las gafas de esta compañía han sido cuestionadas por un ente oficial, ya que Suecia decidió prohibir el uso de Gmail, Calendar y Google Drive en instituciones públicas.