Ballmer y Gates: errores, renuncias y amistades perdidas

Bill Gates y Steve Ballmer en 1985 (Foto Microsoft)

Los cambios recientes, y posterior reestructuración, de Microsoft han hecho mella en la amistad de décadas entre el cofundador Bill Gates y el ex CEO Steve Ballmer, a tal punto, que los dos apenas se hablan, de acuerdo a un artículo publicado por la revista Vanity Fair.

"Dejaron de hablarse como resultado de la mala sangre que rodea la renuncia de Ballmer", detalla el artículo.

Aunque Ballmer fue el padrino en la boda de Gates en 1984, la enemistad entre ambos se remonta al menos a 2001. A petición de sus respectivas esposas ese año, ambos tuvieron una cena "terriblemente incómoda", describe Ballmer, que dio lugar a una distensión.

En ese momento, Ballmer ya era el CEO de Microsoft desde hace un año, pero Gates aún mantenía una fuerte presencia en la compañía.

"No me sentí completamente a cargo hasta que Bill se fue [en el 2008]", explica Ballmer en el perfil.

La causa principal de la fricción más reciente parece ser una disputa sobre la adquisición de Nokia de parte de Microsoft, que Ballmer propuso por primera vez en junio de 2013.

La compra fue idea de Ballmer y confiaba que el Consejo de Administración la aprobaría. Ballmer estaba tan seguro de que apoyarían la idea, que se saltó una cena posterior a la reunión para asistir a la graduación de la escuela secundaria de su hijo.

Al día siguiente, el Consejo informó a Ballmer que había fallado en contra de la idea. Y lo peor de todo, es que Gates había sido parte de la oposición.

Ballmer dio al Consejo un ultimátum: seguir adelante con el trato o el renunciaría. Ante esto, se terminó por aceptar una versión ligeramente diferente del trato. A pesar de ello, y para sorpresa de todos, Ballmer presentó su dimisión en agosto.

En el artículo, Ballmer defiende su gestión señalando que hizo a la empresa tremendamente rentable.

En 2008, Microsoft fue la empresa más rentable en tecnología, ganando el 15% de todas las ganancias generadas en la categoría, dice Ballmer. En 2013, fue N º 2 al lado de Apple, pero aún haciendo el 12% de todas las ganancias.

En general, los beneficios de Microsoft se triplicaron a 21,8 mil millones bajo el mandato de Ballmer.

Steve Ballmer, el nuevo propietario de Los Angeles Clippers.

Pero Ballmer admitió que durante su gestión, Microsoft "dejó pasar el tren" de los teléfonos. Como resultado de ello, los críticos de Microsoft denuncian que la compañía está en una situación difícil, ya que es todavía depende en gran medida de los ingresos procedentes de PCs, mientras que todo el crecimiento está en los dispositivos móviles.

Según Ballmer, sin embargo, su mayor error fue Longhorn, un proyecto de software dirigido por Gates 2000-2006 que nunca estuvo a la altura de su grandiosa visión.

Finalmente rebautizado Vista, el sistema operativo de Windows llegaba tarde, carecía de las características clave y se quedaba corto en comparación con OS X Tiger de Apple.

"El peor trabajo que hice fue desde 2001 a 2004," Ballmer dice en el artículo. "Y la empresa pagó un precio por el mal trabajo. Puse los recursos del 'equipo A' en Longhorn, no en móviles o navegadores. Todos nuestros recursos estaban atados al tema equivocado", añadió.

En contraste con los distintos retratos "con verrugas y todo" de Gates y Ballmer, el actual CEO, Satya Nadella, se describe como una "persona verdaderamente agradable, con una amplia sonrisa que no se puede fingir."

Nadella también se percibe como una persona pragmática, cuestionando las creencias antiguas de Microsoft y la búsqueda de soluciones prácticas.

Sin embargo, no todo el mundo lo ve como un agente de cambio, sino más bien como la "opción segura".

Como un ex-empleado no identificado dice en el artículo, "Él no es Genghis Khan cuándo se puede necesitar Genghis Khan".