Boeing ha patentado el transformer: de avión a submarino

drone acuático volador

Boeing acaba de patentar uno de los dispositivos que sin duda gritan ¡Futuro! más fuerte que el mismísimo Terminator. Se trata de un dron, o al menos el concepto de un dron, capaz de volar (obviamente), y en medio del planeo convertirse en un dispositivo sumergible. La idea es algo curiosa, pero desde luego no parece que vaya a tener un uso civil precisamente: un dron transformer que se convierte de avión a submarino.

La patente, rellenada por Nathan Hiller, fue entregada en abril y básicamente consiste en una aplicación de "Vehículo aéreo y marítimo de despliegue rápido". Por lo que hemos visto, se trata obviamente de un dron que puede pasar rápidamente de un estado a otro. ¿Os recuerda a alguien?

En realidad, el concepto podría ser bastante sencillo. Tal y como hemos visto, para construir un dron no hacen falta más que unas hélices y algo de circuitería, así que en principio no sería más difícil que colocar algún servo para girarlas... algo de aislamiento... en fin, que un dron helicóptero submarino no sería difícil de construir. Sin embargo, en Boeing han ido más allá. 

Según su concepto, estaríamos hablando de un dron avión, y la transformación que lleva a cabo  es más bien deshacerse de los alerones, ajustarse un poco... y caer al agua, donde el motor seguirá impulsándolo. Así que por lo que hemos visto, el dron podrá ir del cielo al agua, pero no podrá volver a alzar el vuelo. 

Conocemos unos drones civiles que pueden hacer algo parecido

Sea como fuere, sigue siendo un aparato novedoso, distinto de todo lo que habíamos visto hasta ahora. Un dron que en medio de un combate aéreo puede escaquearse bajo agua es algo que seguro que interesa a muchas agencias de ingelicencia y organismos militares. Ni que decir tiene que será mucho más rápido y eficaz que el dron que os habíamos descrito antes, el de las hélices. Por eso no nos dedicamos a diseñar drones para Boeing.