Evolución de los portátiles, del tamaño de una maleta al de una carpeta

Evolución de los portátiles, del tamaño de una maleta al de una carpeta

Actualmente resulta de lo más normal abrir tu portátil en cualquier cafetería, aeropuerto e incluso en medio del campo, y comenzar a trabajar con tus archivos durante horas como si lo hicieras con tu ordenador de escritorio. Pero para conseguir eso que ahora parece algo cotidiano, han tenido que pasar casi 50 años de evolución tecnológica.

Esa evolución en la historia de los portátiles no ha sido sencilla, pero ha ido avanzando a pasos agigantados para ofrecer a los usuarios una mayor libertad de movimientos logrando que un ordenador personal cupiera en una carcasa del tamaño de una maleta y más de 20 kilos de peso, hasta llegar a los actuales dispositivos del tamaño de una carpeta y menos de un kilo de peso.

Este es nuestro particular tributo a todos aquellos ingenieros y visionarios que revolucionaban la tecnología con cada nuevo intento de construir un ordenador portátil con el que pudieras hacer en cualquier lugar, las mismas cosas que con un ordenador de escritorio.

Imaginando el portátil actual

La historia de los ordenadores portátiles se remonta nada menos que a 1968 cuando Alan Kay, informático estadounidense que solo un par de años más tarde comenzaría a trabajar en el Xerox PARC de Palo Alto, considerado en aquella época la meca de la tecnología, teorizó sobre la posibilidad de crear un ordenador portátil llamado Dynabook con el los niños de todas las edades pudieran llevar a cabo las mismas tareas que con un ordenador de escritorio, posteriormente este proyecto se haría realidad.

Alan Kay sostiene el Dynabook. Foto:Marcin Wichary

Contextualizando esta idea, hay que tener en cuenta que a finales de los 60, un ordenador tenía el tamaño de un frigorífico. ¿imagina tener que llevar semejante armatoste a todos lados?

Una década más tarde los ordenadores personales de escritorio habían reducido considerablemente su tamaño y comenzaban a venderse en tiendas especializadas para conquistar los hogares de los aficionados a la tecnología. Fue en 1978 cuando desde el Xerox PARC se dieron a conocer algunos detalles sobre los primeros prototipos del Xerox NoteTaker con la única intención de demostrar que la idea que Alan Kay había tenido 10 años atrás ya era posible, pero nunca se llegó a comercializar.

Ahora llevas mil veces más potencia en tu bolsillo con un smartphone como Asus ZenFone 4

Xerox NoteTaker empleaba la más avanzada tecnología de la época integrando una pequeña pantalla monocromo de 7”, una unidad de disquete y un ratón. Además, contaba con 256 Kilobytes de RAM y una CPU a 1 MHz.

Su tamaño era similar al de una maleta y el teclado se abatía para mostrar la pantalla y la unidad de disco y su peso era de unos 22 kilos. De haberse comercializado, su precio rondaría los 50.000 dólares de la época.

Xerox NotetakerXerox Notetaker

Este hito dio el pistoletazo de salida a una carrera frenética por conseguir poner en el mercado el primer ordenador portátil, título que consiguió 3 años más tarde Adam Osborne y Lee Felsenstein con el Osborne 1, que vio la luz de forma oficial el 3 de abril de 1981. Su precio oficial fue de 1.795 dólares. Algo que nos hace replantearnos la idea sobre el precio de los ordenadores portátiles de gama alta actuales. 

El Osborne 1 optó por el mismo formato tipo maleta del NoteTaker, aunque reduciendo considerablemente su peso hasta los 13 Kg. En su interior se integraba un procesador Z80 a 4 MHz, 64 kilobytes de memoria RAM, pantalla monocroma CRT de 5 pulgadas con resolución de 24 líneas de 52 caracteres, dos disqueteras de 5,25”, puerto paralelo IEEE-488 y puerto serie RS-232 para conectarle modems externos o impresoras serie.

Lee Felsenstein con su Osborne 1Lee Felsenstein posa junto a unOsborne 1

A pesar del enorme logro de miniaturización de los componentes, el Osborne 1 podría considerarse como un ordenador transportable más que portátil, ya que no era autónomo y necesitaba una conexión eléctrica para funcionar.

Del transportable al portátil

El hito conseguido por el Osborne 1 pronto se vería superado por nuevos modelos de ordenadores portátiles que, ahora sí, incluían un diseño de concha más cercano a los portátiles que usamos en la actualidad.

Uno de los más destacados fue el Grid Compass que se lanzó solo un año después del Osborne 1. Su diseño compacto y resistente fabricado en magnesio paraba la báscula en solo 5 kg, lo era todo un logro para la época, convirtiéndolo en uno de los primeros ordenadores de combate del ejército americano y tripulante habitual en las misiones espaciales de la NASA.

GRID Compass en el transbordador DiscoveryUn astronauta del Discovery con un GRID Compass. Junio 1985

ASUS Zenbook 3 Deluxe, potencia y ligereza para profesionales

No obstante, y por curioso que parezca, el Grid Compass todavía no contaba con unas baterías autónomas, por lo que no fue el primer ordenador portátil tal y como lo conocemos en la actualidad. Ese título lo atesora el Epson HX-20, que en julio de 1982 se pone a la venta con un precio de 795 dólares (actualmente equivaldrían a unos 1.911 dólares) y permitía un uso de unas 50 horas pesando algo menos de 2 kg.

Eso sí, sus prestaciones eran similares a las de una calculadora actual ya que constaba de una pantalla LCD integrada de 120 x 32 píxeles que soportaba cuatro líneas de 20 caracteres, una impresora matricial, 16 Kb de memoria RAM, 2 procesadores Hitachi 6301 de 0,6 MHz y una unidad de micro-cinta integrada para guardar los datos.

Epson-HX20Epson HX20 tenía el aspecto de una gran calculadora.

Igualando la conectividad

Una vez conseguido el objetivo de la miniaturización de los componentes, el siguiente paso sería alcanzar una mayor conectividad, al tiempo que se mejoraban sus prestaciones y su uso.

Con la llegada de los años 90, los ordenadores portátiles ya habían iniciado su evolución hasta que, a finales de esa década, se afianzaba por fin el formato de concha que usamos actualmente, y poco a poco se iban adaptando a los portátiles las tecnologías que en principio se desarrollaban para las versiones de escritorio. Las ventas de ordenadores portátiles alcanzaban 2,4 millones en 1990.

ROG Zephyrus, el portátil gaming más fino del mundo

De ese modo, durante la década de los 90 fueron mejorando la calidad de las pantallas con la integración de paneles TFT a color a los portátiles, que aportaban mejor definición de imagen y comenzaban a aparecer los primeros procesadores específicos para portátiles que consumían menos batería. Otra de las innovaciones que comenzaron a incluir los portátiles fue en un principio un trackball, de forma que una bola imitaba el movimiento del ratón, y que más adelante se sustituyó por un touchpad que permitía controlar el puntero tal y como hacemos actualmente.

Portátil de 1995Portátil de 1995 con unidad de disquete y trackball

En lo referente a la conectividad, en 1991 comienzan a integrarse módems en los portátiles, aunque por aquel entonces su velocidad solo alcanzaba los 14,4 Mbps mediante un conector Ethernet, lejos de los 867 Mbps que son capaces de alcanzar los actuales portátiles con conexiones Wifi ac.

Los sistemas de almacenamiento integrados en los portátiles han ido evolucionando al mismo ritmo que en los sistemas de escritorio y, de las unidades de disquete de 3,5”, se pasó al CD a finales de los 90 y primeros años del S.XXI, para después pasar a las unidades DVD.

Esta misma evolución también se daba en los discos duros, cuya primera prioridad fue ir reduciendo progresivamente su tamaño hasta llegar a los discos de 1,8 pulgadas, para luego ir creciendo progresivamente en densidad de almacenamiento a medida que iba creciendo la necesidad de más espacio para los datos. A principios de los años 90 la capacidad media de los discos duros internos de los portátiles era de solo 20 MB.

Lo conectores externos también han ido cambiando con el tiempo para adaptarse a la necesidad de conectar periféricos como impresoras, monitores, etc. El conector USB y el Ethernet son los únicos que han sobrevivido hasta ahora, aunque se están convirtiendo en una especie en peligro de extinción.

Netbooks, buena portabilidad, escasa potencia

Durante los primeros años 2000 el mercado de los portátiles parecía estancado en lo que a innovación se refiere, hasta que un nuevo concepto lo cambiaría todo: nacían los Netbooks.

Este dispositivo era, básicamente, un portátil pequeño y ligero que permitía realizar tareas básicas de ofimática y navegación. Lo cual resultaba ideal para todos aquellos usuarios que buscaban un portátil básico, con buena conectividad y con un peso ligeramente por encima del kilo.

Asus EeePC 701Asus EeePC 701 fue uno de los primeros Netbooks. Foto:Ashley Pomeroy.

En el Computex de 2007, Asus presenta el EeePC 701, el que está considerado como primer netbook comercial que equipaba una pequeña pantalla de 7”, procesador Celeron a 900 MHz, 512 MB de RAM, 4 GB de almacenamiento Flash y conectividad Ethernet LAN y WiFi. Dado su reducido tamaño, los Netbooks fueron los primeros portátiles en prescindir de unidad CD/DVD.

Conoce los nuevos portátiles de ASUS para 2017

Este sería el comienzo de una saga de netbooks superventas de Asus, en los nuevos modelos iban incorporando mejores prestaciones con la llegada de los procesadores Atom de Intel y pantallas de hasta 10.1 pulgadas, manteniendo un precio por debajo de los 400 euros.

No obstante, estos dispositivos, a pesar de resultar muy cómodos para la movilidad, resultaban insuficientes para ejecutar programas mínimamente exigentes.

La revolución de los ultrabooks

En 2011 los usuarios estaban dando un mensaje claro a los fabricantes: "Queremos portátiles ligeros, con buena conectividad, autonomía y potencia".

Su respuesta fueron los ultrabooks. Portátiles con un tamaño de pantalla y prestaciones cercano al de los portátiles tradicionales, pero con un peso y unas dimensiones inéditas hasta el momento.

Intel fue la principal impulsora de los ultrabooks y estableció algunas directrices básicas a los fabricantes, que incluirían los primeros procesadores Sandy Bridge de bajo consumo energético.

Actualmente los ultrabooks son uno de los segmentos que  experimenta un mayor auge y desarrollo, ofreciendo productos de muy alta gama y unas prestaciones de infarto, permitiendo una portabilidad total y un rendimiento equiparable al de los ordenadores de escritorio.

Asus vuelve a ser uno de los principales exponentes en este segmento con ultrabooks que destacan por su extrema delgadez en los que se integran pantallas de 14 pulgadas en un portátil muy compacto de solo 12,9 mm de grosor.

Estos perfiles tan delgados y su fabricación en aleaciones de aluminio aeroespacial, hacen que modelos como el Asus Zenbook 3 Deluxe solo pese 1,1 kg integrando una batería con una autonomía de hasta 9 horas de uso. Quedan ya muy lejos los 22 kilos de los primeros modelos de ordenadores portátiles.

ASUS ZenBook Flip S, toma de contacto

La potencia está siendo uno de los campos que más se está evolucionando durante los últimos años ya que los actuales ultrabooks integran procesadores Intel i5 e i7 de séptima generación para lograr el máximo rendimiento incluso en tareas exigentes, pero manteniendo un consumo energético muy ajustado.

Los sistemas de almacenamiento de los ultrabooks de Asus también han sufrido una evolución ya que sus estrechos perfiles han obligado a optimizar el espacio optando por unidades SSD en las que se utiliza el nuevo factor de forma M.2 para integrar unidades de almacenamiento más rápidas, ligeras y eficientes que los tradicionales HDD, multiplicando hasta por 21 su velocidad de acceso, y manteniendo sus capacidades de almacenamiento.

Si bien en los primeros modelos de portátiles que se crearon la seguridad no era una prioridad, con el auge de los ciberdelitos, se ha convertido en una preocupación muy seria, y así se refleja en el diseño de los modernos ultrabooks como el Asus Zenbook 3 Deluxe, que incluyen un lector de huella dactilar integrado en el touchpad.

El camino que los portátiles han recorrido desde los dispositivos del tamaño de una maleta, hasta llegar a las auténticas joyas de ingeniería que podemos disfrutar en la actualidad ha sido realmente admirable.

Asus Zenbook 3

Echando la vista atrás puedes ver cómo se han ido superando retos para conseguir mayor portabilidad, potencia y conectividad, para que los usuarios disfruten de un ordenador con las máximas prestaciones desde cualquier lugar y manteniéndose siempre conectado. Sin duda esto te hará apreciar el valor de lo que implica tener entre tus manos un dispositivo que, ni en sus mejores sueños, jamás llegaron a imaginar aquellos pioneros de la informática 50 años atrás.

Galería de fotosHistoria y evolución de los portátilesver las 12 fotos

[Fuente: Wikipedia, Oldcomputers.com, oldcomputers.net]

 

Computerhoy.com para Asus.