Los chips que se autodestruyen y desintegran ya están aquí

chip que se autodestruye

Bienvenidos al futuro. Los chips que se autodestruyen y desintegran ya están aquí. Han sido desarrollados por los ingenieros de Xerox PARC y son capaces de explotar de manera increíble, destruyéndose en piezas muy pequeñas.

El programa Vanishing Programmable Resources de DARPA está haciendo posible lo que pronto podría dejar de ser algo mucho más propio de una película de Hollywood que una realidad.

Y es que hoy día la información que almacenamos en algunos chips puede potencialmente comprometernos e incluso llevar a poner, sin ir más lejos, en jaque la seguridad de todo un país.

El equipo desarrollador de esta tecnología la ha presentado en el evento “Wait, What?” (Espera… ¿qué?) de DARPA.

El material Gorilla Glass que protege la pantalla de la inmensa mayoría de smartphones que encontramos hoy día en el mercado ha sido fundamental para lograr estos chips que se autodestruyen.

Así que ni de plástico, ni de metal, los chips están fabricados con Gorilla Glass. El material ha sido sometido a un proceso que hace que sea muy fácil romperse, pues en las pantallas de los smartphones se usa precisamente por su dificultad para romperse.

¡Fíjate en cómo se desintegra por completo el chip en este vídeo!

Sorprendente, ¿verdad? Esta desintegración es posible gracias a que el intercambio de iones del material se realiza a una temperatura que lo estresa hasta provocar su ruptura. Cuando se produce la “activación” y se da la señal, el chip se autodestruye sin ningún tipo de intervención. En el vídeo se utiliza un láser para que el proceso de desintegración se inicie, pero la idea es que la señal de ruptura se dé mediante un interruptor.

¿Te gusta la autodestrucción de la información? ¡Aplícala a Gmail? Extensión de Chrome permite correos de Gmail autodestruirse

Pero quizás lo que puede, incluso, ser más todavía más sorprendente es que no sólo el chip se desintegra por completo sino que incluso las piezas más pequeñas, como puede que hayas visto en el vídeo cuando se muestra el proceso a cámara lenta, siguen desintegrándose en trozos todavía más pequeños, haciendo imposible su restructuración para recuperar la información.

[Fuente: Gizmodo]