Científicos usan robot pingüino para estudiar poblaciones

Frederique Olivier/John Downer Productions

A los científicos que estudian animales salvajes les gusta acercarse lo más posible, pero sin causarles estrés o alterar sus comportamientos naturales. Nada fácil.

Una solución posible: rovers a control remoto.

En un nuevo estudio, Yvon Le Maho, de la Universidad de Estrasburgo en Francia, y sus colegas equiparon 34 pingüinos rey con un monitor de ritmo cardíaco externo que pueda ser leído con una antena RFID (la misma tecnología que le permite entrar a su oficina o al metro con deslizar una tarjeta).

Al día siguiente, enviaron un rover de cuatro ruedas sin adornos a la colonia. Los pingüinos no sólo permitieron al rover acercarse lo suficiente para leer sus monitores, sino que las frecuencias cardíacas de las aves aumentaron menos y volvieron a la normalidad más rápidamente que cuando la misma tarea fue llevada a cabo por un ser humano con un lector de mano.

Inventan la cerveza sin alcohol que por fin sabe a cerveza.

En otro experimento, sin embargo, los investigadores disfrazaron el rover como un polluelo de pingüino y lo enviaron a una colonia de pingüinos emperador, notoriamente tímidos.

Los pájaros le permitieron acercarse y en un caso incluso logró infiltrarse en una guardería de los crías.

Rover se infiltra en población de pingüinos

Finalmente, se probó el rover no disimulado con elefantes marinos del sur, animales grandes que pueden llegar a pesar más de 7.000 libras. Las focas no parecieron darse cuenta

Como escribieron los investigadores en un artículo publicado en Nature Methods: "Esto es notable, sobre todo con los elefantes marinos que, en general, reaccionan fuertemente cuando los seres humanos se acercan a sus colas".

Le Maho ya está utilizando los rovers para estudiar cómo el cambio climático está afectando el éxito reproductivo y la supervivencia de los pingüinos rey. Pero él y sus colegas dicen que hay muchas otras posibilidades. Los rovers podrían modificarse, por ejemplo, para grabar las vocalizaciones de los animales o para recoger datos de los sensores montados en el interior de su territorio sin molestarlos.

Fuente: The Guardian