El coche autónomo de Apple es real, y llegará muy pronto

coche inteligente apple

Según ha descubierto el medio The Guardian, que asegura haber interceptado correspondencia al respecto, hay novedades muy jugosas sobre el coche autónomo de Apple el llamado Project Titan. Según estas informaciones, el proyecto estaría más avanzado de lo que creíamos. En un principio no había pasado de los rumores, pero por fin tenemos algo de evidencia para respaldarlo. O al menos, The Guardian lo tiene. 

De hecho, aseguran que este mayo los ingenieros de Apple, de un grupo secreto llamado "Special Project", se reunieron con oficiales de la GoMentum Station, una antigua base naval cerca de San Francisco, que se está conviertiendo en un centro de prueba de alta seguridad para probar vehículos autónomos. Algo con lo que sólo se había atrevido a experimentar Google.

Según aseguran, se han hecho con los correos gracias a la solicitud de petición de documentos públicos que tantos problemas está trayendo al gobierno estadounidense, y que tan difícil de ejecutar que suele traer más quebraderos de cabeza que información. 

Así se hicieron con un documento en el que el ingeniero de Apple Frank Fearon escibió: "Nos gustaría... llegar a un acuerdo respecto al horario y la disponibilidad del espacio, y de cómo necesitamos coordinarnos entre los otros interesados que puedan usarlo". 

¿A quién salvaría un coche autónomo en caso de accidente?

De sus palabras se entiende que quería asegurarse que nadie pudiese ver por accidente el vehículo autónomo de Apple, y que la gente que tuviese acceso al recinto no pudiese aparecer por allí fuera de sus horas asignadas. De momento la compañía no ha querido hacer comentarios. 

Los que si han hecho comentarios son los propietariso de las instalaciones: "Hemos tenido que firmar un acuerdo de confidencialidad con Apple, así que no podemos contar nada más que el hecho de que han venido y que estaban interesados": Lo cierto es que no necesitamos mucha más información, parece que todo pinta bien. 

[Fuente: The Guardian]