Los coches sin conductor, armas letales para criminales

Los coches autónomos o sin conductor de Google y Apple son "armas letales" en manos de delincuentes, para el FBI.

Suponemos que la obligación de toda agencia de seguridad es anticiparse a los delitos. 

Pensar en los crímenes que se cometerán dentro de 10 o 15 años, y comenzar a planificar ya mismo las estrategias para contrarrestarlos. Aunque a día de hoy, 10 años antes de producirse, quizá nos suenen un poco ridículos.

Pero hay que aplaudir la profesionalidad del FBI, sin duda...

El periódico The Guardian ha tenido acceso a un documento interno del FBI en donde se detallan los peligros de los coches autónomos o sin conductor, como los que Google  ya está perfilando.

La agencia de seguridad estadounidense reconoce su aportación a la seguridad vial, pues eliminarán los accidentes provocados por distracciones, desmayos, borracheras, malos reflejos, y otras circunstancias asociadas a las limitaciones propias del ser humano.

No obstante, el FBI afirma que un coche autónomo en manos de un criminal podría convertirse en un arma letal.

En efecto, sólo hace falta echar un vistazo al coche sin conductor de Google, diseñado como una máquina de matar:

Los coches autónomos, armas letales para el FBI

Esas curvas agresivas, esos ojos asesinos... Parece que está diciendo "¡voy a atropellarte...!".

Por no hablar de las vertiginosas persecuciones policiales en las que podría verse envuelto, gracias los 40 kilómetros por hora de velocidad punta que es capaz de alcanzar...

¡Google ha creado a un auténtico criminal del asfalto!

24 millones de coches con Apple CarPlay en 2019

Bromas aparte, lo cierto es que en un futuro escenario dentro de 15 o 20 años, con unos prototipos más evolucionados, sin duda supondrán nuevos retos para la policía.

El documento del FBI habla de la "multitarea": los delincuentes podrán hacer otras cosas mientras huyen en un coche sin conductor. Desde disparar agachados a hacerlo a dos manos, o manipular móviles u ordenadores.

También se mencionan los hackeos que podrían anular las normas de seguridad, y con ello hacer que el coche se estrelle.

E incluso su uso como bomba teledirigida, pues bastaría con llenar de explosivos un vehículo autónomo, indicarle un lugar de destino, y el coche se estrellará donde le digas... 

Nuevos peligros que el FBI ya está analizando y contrarrestando. El mismo documento indica que el Congreso Americano podría aprobar el uso de coches sin conductor en todas las vías públicas, sin restricciones, en un plazo de 5 a 7 años.