Skip to main content

Un cohete hipersónico alcanza los 9.187 kilómetros por hora

Un cohete hipersónico alcanza los 9.187 kilómetros por hora

24/05/2016 - 12:34

El éxito de este cohete hipersónico abre las puertas a nuevos avances tecnológicos que nos permitirán viajar de Sydney a Londres en apenas dos horas.

Un equipo multidisciplinar de especialistas australianos y estadounidenses ha logrado realizar con éxito un vuelo hipersónico con un cohete. Las pruebas se llevaron a cabo en la región de Woomera, en el sur de Australia. El bólido, bautizado como HiFiRE 5B, alcanzó una velocidad de 7’5 Mach, lo que equivale a más de 9.187 kilómetros por hora a una altura de 278 kilómetros sobre la superficie terrestre.

En este proyecto colaboran profesionales de la Universidad de Queensland y del Grupo de Tecnología y Ciencia de Defensa de Australia, de los laboratorios de Investigación de la Fuerza Aérea estadounidense, de Boeing, del Programa Internacional de Investigación y del grupo Experimentación de Vuelo Hipersónico (HIFiRE). En definitiva, un nutrido equipo dedicado a estudiar a fondo esta tecnología pionera.

El éxito de este lanzamiento de prueba nos lleva a dar un paso más hacia la realización de vuelos hipersónicos” dijo el jefe de la división científica de la Defensa australiana, Alez Zelinsky, en declaraciones a la revista digital Australian Defence. Los vuelos de este tipo, donde se supera en más de cinco veces la velocidad del sonido, pueden representar beneficios sociales y económicos muy interesantes. Por ejemplo, un vuelo entre Sydney y Londres podría realizarse en menos de dos horas.

Inventos del futuro, la tecnología que triunfará en 2016

De acuerdo con la Universidad de Queensland, HIFiRE 5B fue uno de los 10 vuelos experimentales destinados a comprender mejor la física y la aerodinámica involucrada en los vuelos hipersónicos.

Imagen del cohete supersónico lanzado en Australia

El equipo de HIFiRE ha progresado en lo que respecta al diseño, al montaje y a las pruebas que requieren este tipo de vehículos. También está desarrollando otro tipo de sistemas, por lo que se esperan más pruebas en los próximos dos años como la que tuvo lugar recientemente en Woomera. “Es una tecnología que cambia el juego [...] y que podría revolucionar el transporte aéreo global, proporcionando un acceso rentable al espacio” dijo Zelinsky. 

Ver ahora: