Conoce a Jibo, el primer robot social familiar

Jibo, el mejor amigo en casa

Jibo es el primer robot multiuso para toda la familia, diseñado para interactuar con la gente y conocer sus necesidades.

Cynthia Breazeal, profesora de MIT y una de las pioneras de la robótica social, ha dado a conocer "el primer robot familiar del mundo." Como estudiante de postgrado de MIT, Breazel trabajó junto a Rodney Brooks, co-fundador de iRobot y actual co-fundador y CTO de Rethink Robotics, a principios de 1990.

A primera vista, el robot parece un híbrido entre lámpara de escritorio y Wall-E. Pero Jibo es mucho más que eso: puede tomar fotos y vídeos, acceder a la información de la web o una aplicación, contar historias, pedir comida con delivery, servir como un gadget de teleconferencia, y demás.

Todo esto es posible usando una mezcla de reconocimiento facial y de voz. Además, Jibo ejecuta un sistema basado en Linux para facilitar algunas funciones interesantes en el hogar.

Básicamente, Jibo es un robot social, listo para llevar a cabo diversas actividades en función de lo que la persona con la que interactúa necesita. También puede programar actividades de forma automática en función del comportamiento humano.

Androides más avanzados harán de guía en el museo de Tokio.

El robot de 11 pulgadas tiene una pantalla circular de gran tamaño que le permite expresar acciones y visualizar información o contenido digital. El cuerpo está hecho de tres segmentos que se ajustan continuamente para una experiencia más natural, y cuenta con cámaras que le ayudan a moverse. Sin embargo, Jibo no puede moverse por sí mismo o recoger cosas, al estilo Robotina de los Supersónicos.

Gracias a la conexión al Internet por Wifi, Jibo puede acceder a mensajes de texto, mensajes de voz y notificaciones de pantalla, mientras que crea una copia en su propia nube Jibo

La compañía detrás de Jibo anunció una campaña de crowdfunding en Indiegogo el miércoles, ofreciendo a los primeros en contribuir Jibos por 499 dólares y Jibos para desarrolladores por 599.

El objetivo inicial de la campaña era de 100.000 dólares, una cifra que superó en las primeras horas.

Jibo también cuenta con inversores de capital de riesgo que están apoyando el proyecto.