Las consolas podrían dejar de estar prohibidas en China

Las consolas podrían dejar de prohibirse en China

Desde el año 2000, las consolas de videojuegos se consideran máquinas perniciosas para la salud mental de la juventud china y están prohibidas en el país asiático. Por supuesto, pueden conseguirse sin demasiada dificultad en el floreciente mercado negro chino, pero la prohibición frena su expansión y casi todos los juegos que se venden son piratas. Los únicos videojuegos que tienen éxito en China son los de los smartphones y las tablets, especialmente los de iPhone y iPad, pues estos dispositivos no se consideran máquinas de juegos y se venden sin restricciones. Curiosamente, aunque tienen prohibida la venta, todas las consolas de Sony, Nintendo y Microsoft se fabrican en el país asiático.

Ahora, citando fuentes anónimas pero bien informadas, el periódico chino South China Morning Post anuncia que el gobierno del país está a punto de levantar la prohibición a la venta de consolas en China. Para ello impondrá una única condición: todas las consolas que se vendan allí se fabricarán en la nueva Zona de Libre Comercio de Shangai. Esto no les supondrá un excesivo esfuerzo a los principales fabricantes, pues como hemos comentado todas las consolas importantes ya se hacen en China. Nintendo fabrica sus Wii en la factoría taiwanesa de Hon Hai, más conocida en occidente con el nombre de Foxconn, que también proporciona componentes para el iPhone, iPad o Kindle. Tiene una plantilla de un millón de trabajadores. No, no nos hemos equivocado con la cifra... La nueva consola Xbox de Microsoft la fabrica la compañía china Flextronics. La PlayStation 3 de Sony la montan Hon Hai y Pegatron, entre otras. Si el veto se levanta es de suponer que dichas empresas chinas desviarán la producción local a Shangai para cumplir con la ley.

El fin de la prohibición abre un inexplorado mercado de 1400 millones de personas al mundo de los videojuegos, que puede cambiar el equilibrio de fuerzas en la guerra de ventas, tanto de consolas como de juegos. Pero no lo tendrán fácil. El Ministerio de Cultura chino deberá aprobar los juegos que se publiquen, y no dejará pasar ninguno que considere violento o pernicioso para la salud mental de los jóvenes chinos, lo que deja fuera al 80% de los videojuegos que se publican en el mundo...