Skip to main content

Crean un material que almacena el calor de la energía solar

Material que guarda el calor de la energia solar

12/01/2016 - 22:16

Científicos del MIT han creado un material capaz de almacenar el calor de la energía solar para poder utilizarlo a demanda por la noche o en otro momento.

Un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un nuevo material que tiene la capacidad de almacenar el calor procedente de la energía solar. Gracias a este compuesto, el calor puede ser utilizado a demanda en cualquier otro momento. 

Se trata de un material sólido formado por una capa de polímero transparente que se puede integrar en muchas superficies, como el cristal de una ventana, la ropa u otros plásticos, entre otras.

Destaca por su alta eficiencia para almacenar calor y luego liberarlo en el momento en el que el usuario lo necesite. El almacenamiento se lleva a cabo a través de un cambio químico en el compuesto, lo que permite que la energía perdure mucho más en el tiempo.

Material que almacena energía solar

Para liberar el calor guardado en el elemento, lo único que hay que hacer es darle una pequeña sacudida térmica o eléctrica.

La clave de este material es una molécula que puede permanecer estable en dos configuraciones diferentes. Cuando se expone a la luz solar, sus moléculas se cargan, y pueden continuar en este estado durante largos periodos de tiempo.

Al activarse a través de electricidad u otro estímulo, las moléculas vuelven a su estado original, emitiendo una ráfaga de calor.

Esta bacteria puede fabricar productos químicos a partir de la energía solar

Este no es el primer compuesto de estas características, que se conocen como combustibles solares térmicos (STF por sus siglas en inglés). Sin embargo, éste es el más estable y eficaz desarrollado hasta ahora.

El material que almacena el calor del sol que ha desarrollado el MIT puede tener aplicaciones muy útiles. Integrado en la ropa, por ejemplo, aportaría a las telas la capacidad de secarse o aportar calor al cuerpo.

Otra posibilidad consiste en aplicarlo a los limpiaparabrisas, lo que permitiría que acumulasen el calor del sol para después liberarlo bajo demanda para derretir una capa de hielo.

Ver ahora: