Skip to main content

Crean un ordenador en miniatura que no necesita batería

Crean un ordenador en miniatura que no necesita batería

25/04/2016 - 10:29

¿Seremos capaces algún día de fabricar ordenadores autosuficientes? No lo sabemos, pero por el momento ya tenemos un ordenador en miniatura que puede prescindir por completo de baterías y cualquier otra fuente de energía física.

Ha sido posible gracias al sistema bautizado como WISP, siglas de Wireless Identification and Sensing Platform. Es un sensor capaz de alimentarse de las ondas electromagnéticas, convirtiéndolas en energía. Se trata de una tecnología similar a la que utilizan los sensores antirrobo de los comercios.

La tecnología WISP aún está en fase de desarrollo, pero ya ha conseguido que el ordenador ejecute algunas tareas sencillas. Todo ello sin necesidad de carga y de forma absolutamente inalámbrica. Es un primer paso hacia un objetivo mucho más ambiciosa.

Lo verdaderamente revolucionario del invento no es sólo la autonomía que proporciona, sino el hecho de poder, por ejemplo, actualizar el software de un dispositivo sin necesidad de recurrir a conexiones analógicas.

“No correrá un videojuego, pero puede ejecutar algunas tareas básicas y comunicarse con el entorno” ha declarado a Fastcodesign el investigador Aaron Parks, de la Universidad de Washington. Digamos que el procesador incorporado y autosuficiente tiene la misma capacidad que el que equipan algunas pulseras monitorizadoras de la actividad física.

Crean una red WiFi que consume 10.000 veces menos energía

Los dispositivos que utilicen tecnología WISP jamás necesitarán estar enchufados a algo. De hecho se podrá prescindir de cualquier tipo de conector o puerto. El primer ejemplo es este mini ordenador independiente de la corriente eléctrica.

Ya existen chips que equipan este tipo de tecnología, especialmente los encargados de mediciones ambientales y termostatos. La diferencia es que WISP es diez veces más potentes que cualquier sensor energéticamente autosuficiente existente hasta ahora.

Aún falta mucho para tener aparatos electrónicos más potentes alimentándose de las ondas transmitidas por el aire. De hecho los investigadores que han desarrollado este sistema siembran dudas sobre si eso será posible algún día.

Ver ahora: