Crean un riñón artificial funcional con una impresora 3D

Crean un riñón artificial funcional con una impresora 3D

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Connecticut en EE.UU. ha desarrollado dos prototipos de riñones artificiales completamente funcionales fabricados con una impresora 3D

El objetivo del proyecto de los alumnos de ingeniería química de la Universidad de Connecticut era el siguiente: diseñar y desarrollar un prototipo de riñón artificial completamente funcional y de producción rentable, utilizando para ello los principios de la ingeniería química y la tecnología de impresión 3D

El grupo de estudiantes se dividió en dos equipos, lo que dio lugar a dos modelos diferentes. Uno de los equipos utilizó técnicas como la electrodiálisis y la ósmosis en su prototipo, mientras que el otro se decantó por la tecnología de membrana de fibra hueca, que se emplea en tratamientos de hemodiálisis tradicionales. 

Desarrollan dos prototipos de riñón artificial completamente funcionales

Para la fabricación del prototipo, el primer paso del proyecto consistió en el diseño tridimensional, para lo que los alumnos utilizaron el software AutoCAD. El modelo contaba con 12 cm. de largo y 6 cm. de diámetro, el tamaño medio de un riñón biológico de una persona adulta. 

El segundo paso consistía en la impresión en 3D del diseño en AutoCAD, para lo que los estudiantes colaboraron con ACT Group, una empresa especializada que les ayudó a seleccionar los polímeros adecuados, así como la mejor impresora para cada prototipo.

Crean una impresora 3D que usa biomateriales y células vivas

Debido a que las resoluciones de impresión en 3D en la actualidad no son lo suficientemente bajas como para imprimir la estructura que filtra la sangre, sólo se imprimió en 3D la carcasa del riñón, y se instalaron membranas de fibra hueca en el interior para hacer la función de filtración. A continuación, el riñón se selló.

Para hacerlo completamente funcional, se distribuyó un líquido en el exterior de las membranas y el interior de la carcasa, que causa el flujo de componentes de la sangre, y se creó un flujo de residuos, que mantiene la capacidad de la persona para orinar. El exterior de la carcasa se puede usar como un sustrato para el crecimiento de material biológico para facilitar la integración en el cuerpo.

Más sobre impresoras 3D

El reto que tuvieron que afrontar los estudiantes reside en un problema muy real: los enfermos renales, que sólo pueden recurrir a un transplante de riñón para curarse, o depender de una máquina de diálisis. 

Dada la limitación de órganos disponibles para el transplante, la alternativa de un riñón artificial es de lo más atractiva para los miles de pacientes que se encuentran en lista de espera, de manera que esperamos que estos avances se traduzcan muy pronto en tratamientos reales. 

[Fuente: UConn]