¿Demasiado futurista? Llegan al mercado los patines a motor

rocketskates

La primera en la frente: los Action's RocketSkates no tienen cohetes por ninguna parte. Tampoco son patines en el sentido estricto de la palabra: se trata de dos grandes ruedas con motor incorporado que se acoplan al calzado que llevemos.

Este dispositivo es el segundo intento de la marca por hacerse un hueco en el mercado, después del fracaso de su modelo anterior, los Spnkix. Se diferencian de estos en haber conseguido aumentar la ergonomía, la batería, la velocidad y el equilibrio. Y también en un aspecto fundamental: son manos libres. 

Hasta el momento, todos los dispositivos de este estilo habían llevado incorporado un mando a distancia, lo que además de implicar que el control de los mismos no podía ser instintivo reducía considerablemente las posibilidades de protegerse con las manos si caías al suelo.

A la gente le encanta poner motor a las cosas. Atentos al monociclo motorizado que se tiene en pie solo.  

En las nuevas ruedas se ha incorporado un gran y brillante botón de encendido, y el manejo es parecido al de los Segway: inclinándote hacia delante vas más deprisa, yendo hacia atrás, frenas. 

El modelo de comportamiento del mando incorporado en el patín ha sido cuidadosamente estudiado. El usuario, en función de si es zurdo o diestro, escogerá un pie dominante. Con este pie es con el que se darán las órdenes a las ruedas. Aunque el proceso requiere algo de práctica, el co-fundador de la empresa Peter Treadway asegura que es "como aprender a montar en bici". 

No sabemos si será parecido, pero desde luego es más caro. El precio depende del tipo de patín, pero ronda los 500 dólares en su versión más barata. Habrá que esperar a ver la reacción del público cuando lleguen al mercado en septiembre. Mientras os dejamos este vídeo de los Spnkix para ir abriendo boca.