Desarrollan un material para impresoras 3D a base de grafeno

Desarrollan un material para impresoras 3D a base de grafeno

Graphene 3D Lab, una compañía con sede en Nueva York (EE.UU) ha desarrollado un filamento a base de grafeno que, gracias a sus cualidades conductivas, puede ser utilizado en impresoras 3D para fabricar objetos electrónicos.

El nuevo material está compuesto por PLA termoplástico y materiales de carbono a nanoescala.

Puede utilizarse en cualquier impresora 3D capaz de extruir el filamento con una temperatura de 170 ó 175 ºC y donde la plataforma no supere los 50 ºC, a una velocidad de impresión recomendada de 1800 mm por minuto y con una boquilla de tamaño mayor que 0,5 mm.

Filamento de grafeno con capacidad conductiva para imprimir productos electrónicos.

Este material ofrece una increíble versatilidad para la creación de todo tipo de elementos electrónicos con impresoras 3D. Por un lado, se puede emplear para fabricar sensores capacitivos que registren la proximidad, la posición o la aceleración, entre otros parámetros, para dispositivos como teclados digitales, trackpads o controladores de juego.

Por otra parte, el filamento de grafeno se puede utilizar para imprimir en 3D circuitos conductores para el desarrollo de proyectos de electrónica, como placas de Arduino, interfaces de ordenador o dispositivos wearables. 

Además, también es apto para aplicarse en las telecomunicaciones, en equipos médicos e incluso en la industria aeroespacial.

Desarrollan la bombilla más fina del mundo con grafeno

La empresa comenzó a producir el filamento de grafeno a principios de este año y está disponible a la venta en el canal de venta online de la compañía por un precio de 55 dólares el carrete. Cada unidad contiene 100 gramos de producto, que tiene 1,75 mm de diámetro.

En la actualidad, Graphene 3D ha anunciado que, debido a la gran demanda del material, van a duplicar la producción del filamento de grafeno para satisfacer todos los pedidos. 

Si todavía no tienes claro, qué es eso del grafeno, este simpático vídeo de la Universidad de Mánchester te lo explica de forma muy sencilla y visual:

[Fuente: 3D Print]