Diseñan una impresora 3D de comida capaz de cocinar los alimentos

impresora 3d comida

La cocina está de moda y son muchos los investigadores que buscan formas innovadoras de integrar la tecnología con la elaboración de los platos. 

Un ejemplo es la nueva impresora 3D de comida que ha desarrollado un conjunto de científicos de la Universidad de Columbia en Estados Unidos, que está especialmente diseñada para procesar alimentos y materializar creaciones culinarias de una manera diferente y creativa. 

El dispositivo cuenta con un software específico que permite utilizar ingredientes de la cocina real para fabricar los platos con la impresora 3D. Se pueden emplear alimentos en forma de pastas, geles, polvos y líquidos, que se cocinan una vez que se introducen en la máquina, para después modelar las creaciones comestibles como si se tratase de otro material convencional. 

Con este prototipo, los investigadores siguen la estela de otras impresoras 3D de alimentos, como Foodini o ChefJet3D, con la finalidad de ofrecer nuevas posibilidades culinarias. Además, detrás de este desarrollo también se encuentra el objetivo de facilitar la preparación de la comida y de gestionar adecuadamente los requisitos dietéticos. 

No obstante, los científicos no pretenden sustituir la cocina convencional con la tecnología, sino combinarla con las técnicas tradicionales para abrir aún más el abanico de posibilidades para los chefs. Las impresoras 3D de comida van a producir una infinita variedad de alimentos frescos con valores nutricionales personalizados, y será posible crear recetas a partir de cartuchos congelados para servir platos saludables directamente de la máquina al plato.

Impresora 3d comida

El problema que encuentran las impresoras 3D de comida es la dificultad para cocinar los ingredientes. Por este motivo, muchas hacen uso de materias primas que no requieren cocción, como el chocolate o el caramelo, y otras necesitan que el usuario procese después los alimentos, como la impresora de pizzas de la NASA.

Estos científicos han resuelto este inconveniente mediante un componente de calor por infrarrojos integrado en el brazo robótico del dispostivo, de manera que puede cocinar los ingredientes a diferentes temperaturas y durante diversos períodos de tiempo.

Foodini: la primera impresora de comida 3D española

"Ya hemos visto que poner nuestra tecnología en manos de los cocineros les ha permitido crear todo tipo de cosas que nunca habíamos visto ni probado hasta ahora", asegura Hod Lipson, director de la investigación. "Esto es solo una visión del futuro y lo que nos queda por delante".