Diseñan un material que convertiría el agua en combustible

Diseñan un material que convertiría el agua en combustible

Un equipo de investigadores de la Universidad de Reading en Reino Unido ha diseñado un material inspirado en la naturaleza que tendría la capacidad de convertir el agua en combustible aplicando para ello energía solar

Los químicos señalan que el nuevo catalizador que han descubierto se basa en el sistema que emplean las plantas para hacer la fotosíntesis y absorber la energía del sol. Imitando este proceso, su material podría obtener la energía necesaria para llevar a cabo la división del agua en hidrógeno y oxígeno de una forma muy fácil. 

Hasta ahora, llevar a cabo la división del agua consume una gran cantidad de electricidad. Para poder conseguirla de una manera más eficiente, el grupo de investigadores ha utilizado en su ensayo teórico un fotocatalizador, que es un compuesto que usa la energía que obtiene del sol para excitar a los electrones y alcanzar los niveles más altos de carga. De este modo se obtendría la energía necesaria para hacer la división de hidrógeno y oxígeno. 

Puedes ver un ejemplo de este proceso en el siguiente vídeo, donde se ve cómo funciona una hoja artificial desarrollada por Daniel Nocera en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). 

Además, el compuesto también podría convertir el dióxido de carbono presente en el aire en un combustible de base de carbono, por ejemplo metanol

Los científicos que han participado en la investigación están muy satisfechos con el hallazgo. "Encontrar un material que pueda ayudar a crear combustibles fácilmente es uno de los santos griales de la ciencia", señala el Dr. Ricardo Grau-Crespo, uno de los integrantes del equipo. 

Una hoja artificial hace combustible líquido con energía solar

Todavía se trata de un diseño teórico y aún tienen que fabricar y probar el material, pero se trata de un importante avance que puede permitir que en el futuro tengamos a nuestra disposición combustibles más baratos, con un proceso de fabricación respetuoso con el medio ambiente e igualmente eficientes. 

"El desafío ahora consiste en incorporar estos catalizadores naturales en materiales para que lleven a cabo el trabajo químico específico que necesitamos. Si podemos hacerlo, el resultado podría ser una conversión altamente eficiente de la energía solar en energía química, proporcionando una fuente limpia, almacenable y transferible", concluye el Dr. Grau-Crespo. 

[Fuente: Universidad de Reading]