Esta pila de combustible microbiana puede funcionar sin energía externa

pila combustible bacterias

Un conjunto de científicos de la Universidad Estatal de Iowa en Estados Unidos ha fabricado una pila de combustible microbiana que tiene la capacidad de producir corriente eléctrica constante sin necesidad de ningún tipo de energía externa continuada. Este avance revela que es posible usar bacterias como única fuente de electricidad y abre el camino para que en el futuro se puedan sustituir los metales como el litio por microorganismos.

Pero, ¿cómo funciona una célula de combustible? Al igual que las baterías, está compuesta de tres partes: un ánodo, un cátodo y un electrolito. Los electrones entran en el cátodo y son impulsados hacia el ánodo a través del electrolito. Después, liberan un poco de energía antes de volver de nuevo al cátodo. Mientras se esté suministrando combustible al electrolito, la célula puede seguir produciendo electricidad.

Las pilas de combustible microbianas se valen de la actividad de las bacterias para obtener la corriente. Los microbios procesan la energía química que les sirve como alimento y luego expulsan electrones que se pueden convertir en electricidad. Sin embargo, para mantener este sistema es necesario que las bacterias se estén alimentando constantemente, ya que si se detiene el flujo de energía química también lo hace el de electrones. 

Las mejores baterías externas de Amazon

Este inconveniente lo ha superado la celda de combustible microbiana que han diseñado estos investigadores. Está fabricada en papel y tiene la capacidad de suministrar a los microbios el ferricianuro de potasio del que se alimentan sin necesidad de recibirlo del exterior.

Esta célula de combustible microbiana convierte la orina en electricidad

En las pruebas de concepto ha demostrado que puede generar corriente eléctrica de manera continuada durante al menos cinco días sin alimentación externa y sin la intervención humana. Tiene capacidad para producir 25 vatios de potencia por cada metro cúbico de bacterias y alimento, una eficiencia muy baja que necesita optimización, pero se trata de un hallazgo prometedor con mucho potencial.

[Fuente: Science Alert]