Este aparato crea sensaciones táctiles mediante ultrasonidos

sensaciones tactiles

Un conjunto de científicos de la Universidad de Sussex en Reino Unido ha creado un sistema que permite transmitir sensaciones a las manos de los usuarios cuando están interactuando con una pantalla táctil. 

Hasta el momento, la única forma de estimular el sentido del tacto de las personas cuando tocan una pantalla es mediante el uso de pines o de vibración. Sin embargo, para aplicar estas soluciones es necesario interponer otros aparatos entre la mano y la pantalla, interfiriendo en la interacción y evitando que la experiencia sea plena.

La plataforma que han diseñado estos investigadores puede cambiar el paradigma actual de interacción táctil. Se trata de un dispositivo llamado SkinHaptics que se basa en la tecnología háptica, que estudia la aplicación de la sensación y el control táctil a la interacción con los ordenadores y los dispositivos electrónicos. 

El aparato se compone de diferentes puntos que se colocan en el dorso de la palma de la mano y utiliza ultrasonidos para crear impulsos similares a los que recibimos con el sentido del tacto. De esta manera, el usuario tiene libre la mano para tocar la pantalla, y cuando lo hace el dispositivo le transmite las sensaciones deseadas a la palma desde la parte posterior.

Para enviar las ondas de ultrasonido, el dispositivo utiliza un sistema de procesamiento de inversión temporal, de tal manera que las ondas se vuelven más específicas a medida que viajan a través de la mano y terminan en un punto concreto de la palma. 

SkinHaptics es el primer dispositivo que tiene la capacidad de generar verdaderas sensaciones táctiles en las manos de los usuarios cuando éstos interactúan con una pantalla.

El teclado de respuesta háptica, la nueva patente de Apple

Gracias a este avance, las empresas de tecnología podrán idear infinidad de nuevas funcionalidades para teléfonos inteligentes, tablets, smartwatches y otros terminales inteligentes, que integren la estimulación del sentido del tacto. Un ejemplo sería la posibilidad controlar el volumen de la música de nuestro reloj inteligente moviendo extendiendo la mano, entre otras muchas posibilidades. 

"A medida que vamos usando más la tecnología, se hace más pequeña y miramos menos los dispositivos", señala Sriram Subramanian, líder de la investigación. "Por eso, las capacidades multisensoriales se vuelven mucho más importantes".