La explosión de un móvil podría haber derribado una pared

La explosión de un móvil podría haber derribado una pared

¿La explosión de un teléfono móvil puede ser tan potente como para derribar una pared? Esa es la cuestión que está tratando de dilucidar la policía científica después de que el pasado miércoles una detonación ocasionase graves daños estructurales en un piso. 

El suceso tuvo lugar en la Calle Salgado de la barriada José María de la Puerta en la ciudad de Cartagena (Murcia). Sobre las 16.40 horas se produjo una explosión en la segunda planta del edificio en una vivienda en la que se encontraba un matrimonio con su bebé de un año.

La detonación ocurrió en una de las habitaciones y fue tan potente que derrumbó dos tabiques de la casa y lanzó al exterior una ventana del salón. El estallido incendió la estancia, pero los propietarios pudieron apagar las llamas con un extintor antes de que interviniesen los bomberos. Afortunadamente nadie resultó herido.

Un coche se incendia por culpa de la batería de un móvil

Tras escuchar la explosión, varios vecinos del inmueble alertaron a las autoridades en el 112. A esta llamada acudieron los Bomberos del Ayuntamiento de Cartagena y agentes de la Policía Nacional para investigar lo sucedido. Según los propietarios, en la habitación en la que se había producido el incidente tenían un teléfono móvil enchufado cargando la batería, así como otros dispositivos electrónicos, y creen que es lo que pudo haber ocasionado la detonación. David, uno de los dueños, indica que la batería era de litio, de 3,7 voltios, y que tenía más en el domicilio.

Sin embargo, los bomberos consideran que es difícil que la batería de un smartphone pueda ocasionar daños de la magnitud de los que se han producido en el piso, de manera que la policía científica está analizando los detalles para determinar cuál fue el motivo de la explosión. 

Y es que, como puedes ver en el siguiente vídeo, aunque la detonación de una batería puede provocar un incendio y causar daños materiales, no parece tener la fuerza suficiente como para derribar los tabiques de una vivienda. 

[Fuente y foto: La Opinión de Murcia]