El Gadget de la Semana: El dron terrestre Parrot Jumping Night

Parece ser que los drones están resultando ser un negocio redondo para Parrot. La prueba es que no sólo los está relanzando, sino que además han decidido añadir pequeñas mejoras para hacer la experiencia de juego aún más entretenida. Eso es lo que ocurre con el Parrot Jumping Night, el dron terrestre nocturno de Parrot. 

Y ya sabemos lo que vais a decir, porque nosotros también lo dijimos en su momento: "ehh... ¿No es igual?". Efectivamente mantiene la misma estructura básica del Jumping Sumo, aunque incluyendo un par de mejoras que se notan. La principal y más evidente son los LEDs que nos permiten ver por donde vamos cuando manejamos el dron en la oscuridad.

Según hemos podido ver, del modelo original del Sumo nacieron dos nuevos drones terrestres: el Jumping Night y el Jumping Race. Nosotros hemos podido ponerle las manos encima al primero, y comprobar que efectivamente dos LEDs minúsculos suponen una gran diferencia en el manejo.

Además, nos permite utilizar el micrófono de los cascos del teléfono para enviar mensajes a través del dron. Es decir: no sólo veremos y oiremos en directo lo que el dron vea y oiga, sino que también podremos hablar a través de él. Eso sí, la calidad de la voz deja un poco que desear, y no es fácil hacerse entender. 

Conoce la segunda generación de drones de Parrot

Y como su hermano mayor, el Parrot Jumping Night también da unos saltos alucinantes. 80 centímetros de altura y otros 80 centimentros de longitud, dependiendo del modo en el que pulsemos el botón de salto. Y eso sin mencionar todos los movimientos y bailecitos que el robot trae aprendidos de casa. 

Claro que a lo mejor, por mucha diferencia que supongan las mejoras, la diferencia de precio entre el Jumping Sumo (109€) y el Jumping Night (199€) es algo exagerada.