El Gadget de la Semana: Las gafas inteligentes WeOn Glasses

weon glasses gafas inteligentes

Os vamos a confesar algo: nos gustan cuando los fabricantes se dedican a hacer inteligentes los objetos que llevamos encima, en lugar de ponerse a inventar nuevos wearables. Por eso las gafas inteligentes WeOn Glasses nos han convencido tanto: no sobra nada, resultan útiles y pasan desapercibidas. 

Es decir: si no decimos que tenemos gafas inteligentes, y no abusamos mucho del LED, nadie tiene por qué saberlo. En lugar de llevar un armatoste como veíamos con las Google Glass, o con otros modelos de gafas con tecnología incorporada, son tan ligeras como unas gafas normales. 

Y lo que os decíamos antes: son útiles. Su función más destacable sería la de las notificaciones. En la parte interior de la patilla derecha tenemos un pequeño LED que se iluminará con diferentes colores dependiendo de la aplicación que envíe el aviso. Podemos configurar los WhatsApp en verde, las llamadas en rojo y las notificaciones de Facebook en azul. O como prefiráis.

Pero el caso es que esta no es la función que más nos ha gustado. Personalmente, tengo un problema cuando traspapelo las gafas: soy incapaz de distinguirlas. Y como yo, hay un montón de gente en la misma situación. Por eso nos ha gustado tanto la idea de unas gafas inteligentes que pueden localizarse desde el smartphone, y que incluso llegan a emitir sonidos a nuestra orden para que nos sea más fácil. 

Esto es lo que entendíamos hasta ahora por gafas inteligentes

Si tenéis vena de espías, os lo pasaréis aún mejor. Con los dos botones de la parte interior de la patilla derecha accederemos a algunas funciones del smartphone, dependiendo de cómo la configuremos: podemos activar la grabadora, hacer fotos o grabar vídeos dependiendo de cómo los pulsemos.

Si os interesa, podéis haceros con un par de gafas aquí mismo, en su página web oficial. El coste es de 129 euros, y las podéis comprar con cristales transparentes (que luego tendréis que sustituir por los de vuestra graduación), o con reflectantes azules o cristales de sol polarizados por 10 euros más.