Gadgets vestibles se cargarán con calor del cuerpo humano

Los termogeneradores permiten cargar la batería de los gadgets vestibles con el calor del cuerpo humano

Fue nuestra broma del Día de los Inocentes, en 2012. Una batería para el móvil que se recarga con el calor humano.

Dos años después, esta broma fantasiosa está a punto de convertirse en realidad.

Vía EuropaPress, descubrimos que un grupo de científicos del Instituto Avanzado Coreano de Ciencia y Tecnología (KAIST), encabezados por el profesor Byung Jin Cho, han desarrollado unos generadores termoeléctricos flexibles capaces de recargar los gadgets vestibles utilizando el calor que genera el cuerpo humano.

Termogenerador flexible para recargar gadgets vestibles con el calor del cuerpo humano

Los generadores termoeléctricos no son algo nuevo, pero hasta ahora no tenían utilidad aplicada al calor que genera el cuerpo humano, que es relativamente bajo, y por tanto no emite la energía suficiente para recargar ninguna batería.

Existen dos tipos de termogeneradores. Los orgánicos utilizan polímeros que son muy flexibles y compatibles con la piel humana, ideales para usarse con gadgets vestibles. Sin embargo, la energía que generan es baja.

Al contrario, los termogeneradores inorgánicos producen mucha más energía, pero son pesados, abultan bastante, y son rígidos.

StoreDot carga la batería de tu móvil en 30 segundos (vídeo)

El doctor Jin Cho y su equipo han descubierto una nueva técnica que reduce enormemente la pérdida de calor, y aumenta su conversión energética. Además, los materiales son mucho más flexibles. Esto significa que la energía obtenida por el termogenerador, a través del calor que genera el cuerpo humano, es suficiente para cargar de forma continua gadgets vestibles como relojes o pulseras inteligentes.

Con un termogenerador de 10x10 cm que se coloca en la piel, han conseguido generar 40 mW de energía, que podría servir para alimentar una pulsera inteligente. A gran escala se podrá utilizar con coches, aviones, y otras fuentes de calor.

La posibilidad de recargar un gadget vestible sólo con el calor humano, es una revolución de imprevisibles consecuencias.

¿Cuándo estás durmiendo sueles decirle a tu pareja que se aparte, que da mucho calor?

Quizá en un futuro cercano cambies la frase por un "acércate un poco más, a ver si me cargas el smartphone"...