Google podría fabricar sus propios chips

Google podría fabricar sus propios chips ARM

Hay noticias capaces de sacudir los cimientos de la industria informática. Esta podría ser una de ellas.

El canal de economía Bloomberg asegura, citando fuentes anónimas pero bien informadas, que el gigante de Internet Google está meditando la posibilidad de fabricar sus propios chips, con ayuda de ARM, para sustituir los servidores de sus centros de datos (data centers), que actualmente utilizan CPUs de Intel.

De confirmarse este rumor, la medida podría tener consecuencias imprevisibles para la industria de fabricación de chips, y por extensión, para el futuro del PC.

Intel sigue siendo el mayor fabricante de chips del mundo, pero mientras que sus ingresos por las ventas de CPUs para ordenadores personales han caído en los últimos años, lo compensa con las ventas de CPUs para servidores de empresas, que han subido.

El 95% de los servidores que hay ahora mismo en el mundo, llevan chips de Intel.

Por otro lado, ARM es el líder en la venta de chips para dispositivos móviles: smartphones, tablets, periféricos, etc. Su posición dominante en el mercado móvil es semejante a la de Intel en el de los servidores.

Los chips de ARM, al estar destinados a dispositivos móviles, pequeños y alimentados por batería, consumen poco, se calientan poco, y son baratos. Sin embargo, son menos potentes que los de Intel, que ofrecen máximo rendimiento a costa de consumir más y calentarse más, por eso son usados en servidores que se instalan en centro de datos ultraseguros y refrigerados:

Centro de datos de Google

No obstante, en los últimos años los chips de ARM han mejorado el rendimiento sin aumentar demasiado el consumo ni el calor, hasta el punto de que ya pueden usarse en servidores. Quizá no ofrezcan el mismo rendimiento que un servidor de Intel, pero al consumir y calentarse menos, el gasto energético de un centro de datos con miles de servidores, es mucho menor.

Realiza una visita virtual a los centros de datos de Google

Google es actualmente el quinto cliente más importante de Intel. Mantiene varios centros de datos con miles de servidores para dar cobijo a toda la información que contienen los miles de millones de emails que maneja Gmail, los datos del buscador Google, y otros muchos servicios, desde Google Maps a Google+, etc.

Si decide fabricar sus propios chips, con ayuda de ARM, sin duda mejoraría la eficacia de su software, pues podría diseñarlos según sus necesidades. Y ahorraría mucho dinero en los pagos a Intel y el gasto energético de sus centros de datos. Pero no obtendría el mismo rendimiento que con los servidores de Intel.

Por otro lado, si Google abandona a Intel podría provocar una reacción en cadena de otras compañías, que afectaría a la propia evolución de las CPU para PCs.

Preguntada al respecto, Liz Markman, portavoz de Google, asegura que "trabajan continuamente para diseñar la mejor infraestructura del mundo", y que "esto incluye tanto el diseño del hardware (a todos los niveles) como el diseño del software". Pero no ha querido comentar este rumor.

Según la fuente de Bloomberg, Google aún no ha tomado la decisión.

Por otro lado, también podría tratarse de una estrategia de presión para obtener mejores precios por parte de Intel.

No conviene olvidar que además Intel está trabajando en chips de bajo consumo y calentamiento para competir con ARM, y los presentará a lo largo de 2014.