Skip to main content

La guía para comprar un disco duro externo

comprar disco duro externo

31/03/2018 - 10:15

En la actualidad, con el ransomware acechando nuestros ordenadores y teléfonos móviles, un disco duro externo es imprescindible para cualquier usuario. Nos permite guardar a buen recaudo las copias de seguridad de nuestros dispositivos, así como almacenar fotos, vídeos y archivos que nos gustaría conservar para liberar el espacio de los equipos, o transportar archivos de gran tamaño de un lugar a otro con total comodidad, entre otras utilidades. 

Si todavía no tienes uno o te gustaría hacerte con uno nuevo, seguro que te asaltan muchas dudas acerca de qué características tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un modelo que se ajuste a tus necesidades. Para ayudarte en esta tarea hemos preparado esta guía para comprar un disco duro externo, así que presta atención y toma nota.

Define qué uso le vas a dar al disco duro externo

Antes de empezar a valorar las características y especificaciones de los discos duros externos, lo primero que tienes que tener claro es qué uso le vas a dar a la unidad. ¿Quieres transportar datos? ¿Guardar backups? ¿Almacenar y reproducir archivos multimedia? ¿Lo vas a usar en casa y en la oficina, o quieres que funcione en cualquier parte? ¿Necesitas una gran capacidad o te vale con un espacio más comedido?

Todas estas consideraciones son importantes, ya que dependiendo de tus respuestas te vendrá mejor un tipo de disco duro externo u otro. Por lo tanto, en primer lugar dedica unos minutos a definir para qué vas a utilizar la unidad y, una vez que lo tengas claro, pasa al siguiente punto.

Estos son los discos duros externos más vendidos de Amazon España: 1 TB desde 47 euros

¿Qué dimensiones elegir?

Ahora que ya tienes claro el uso que le vas a dar a tu disco duro externo, una de las primeras consideraciones a la hora de elegir tu unidad es el tamaño físico. Si tu objetivo es usar el dispositivo de manera mayoritaria para transportar datos de un lugar a otro, lo ideal es que escojas unas dimensiones compactas y un peso comedido, mientras que si lo vas a utilizar en casa o en la oficina y no tienes previsto llevarlo contigo, no pasa nada por hacerte con un modelo más grande y pesado.

En el primer caso, la unidad perfecta para ti es un disco duro externo portátil de un formato de 1,8 o de 2,5 pulgadas, con un tamaño más pequeño y ligero que los discos duros externos de sobremesa. Además, este tipo tiene la ventaja de que obtiene la energía que necesita para funcionar directamente desde la conexión USB con el equipo, de manera que no tienes que preocuparte de enchufarlo a la corriente.

Por el contrario, si no vas a transportarlo y va estar en un sitio fijo, puedes elegir un disco duro externo de sobremesa que habitualmente tiene un formato de 3,5 pulgadas, por lo que tanto sus dimensiones como su peso son mayores. Además, necesita estar enchufado a la corriente eléctrica para poder funcionar.

Comprar disco duro externo

HDD vs. SSD

Otra decisión que tienes que tomar a la hora de hacerte con un disco duro externo es si vas a elegir una unidad HDD (Hard Drive Disk, también conocida como disco duro mecánico) o una unidad SSD (Solid State Drive o disco duro de estado sólido).

Los HDD graban los datos mediante magnetismo. Tienen partes mecánicas en su interior, y se componen de uno o más discos rígidos que giran sobre el mismo eje donde los cabezales de lectura y escritura van grabando o leyendo los datos. Cuando mayor sea la velocidad del giro más rápido se grabará la información. Los puedes encontrar en formato de 3,5 y de 2,5 pulgadas, y en relación a los SSD tienen la ventaja de que son muy económicos y que los puedes encontrar con mayor capacidad (hasta 12 TB). 

Los discos duros de estado sólido almacenan los datos en memorias flash interconectadas y un procesador es el que lleva a cabo las labores de escritura y lectura. No contienen partes móviles en su interior, de forma que son más resistentes a los fallos que se pueden producir por golpes o caídas. Además, destaca por su eficiencia y velocidad. Habitualmente, su tamaño es de 2,5 pulgadas.

Frente a las unidades HDD, los SSD consumen menos energía, son más silenciosos, tardan menos tiempo en arrancar, ofrecen una mayor velocidad de transferencia de datos y su vida útiles mayor. Eso sí, su precio por GB es más caro y su capacidad es menor. 

Los mejores SSD externos que puedes comprar ahora mismo

Características, especificaciones y rendimiento del disco duro

Después de elegir qué tipo de disco duro externo comprar, lo siguiente que debes de tener en cuenta son las especificaciones y el rendimiento de la unidad. Estas son las características en las que tienes que fijarte:

  • Capacidad de almacenamiento. Los discos duros orientados al consumidor que puedes comprar en las tiendas te ofrecen una capacidad entre 500 GB y 12 TB. Elige el espacio que mejor se ajuste a tus necesidades, y si estás indeciso ten en cuenta que es mejor que sobre a que falte. 
  • Velocidad de transferencia. La velocidad de transferencia de los datos depende del tipo de interfaz que utilice la unidad (USB 2, USB 3, eSATA), y en el caso de los discos duros mecánicos también con la rapidez de la rotación. Los HDD más económicos son de 5.200 rpm, mientras que los más caros y potentes son de 7.200 rpm. La velocidad de transferencia en los SSD no se ve afectada por las revoluciones y varía en función de la memoria y la tecnología flash empleada.
  • Seguridad. Si vas a guardar información sensible, es conveniente que te fijes en las medidas de seguridad que te ofrecen los distintos modelos de disco duro externo. Algunos te ofrecen una experiencia básica, mientras que otros te proporcionan medidas de seguridad adicionales como el cifrado, software de protección específico y otras herramientas útiles.
Disco duro resistente
  • Conectividad. Una de las características más importantes que tienes que tener en cuenta a la hora de comprar un disco duro externo son las conexiones de las que dispone, tanto para asegurarte de que la unidad sea compatible con tus dispositivos como para la velocidad de transferencia de archivos. Puedes encontrar unidades con conexión USB 2.0, USB 3.0, USB 3.1, Thunderbolt, Thunderbolt 2 e incluso con conectividad WiFi para poder utilizarlo con cualquier dispositivo con conexión a Internet.
  • Durabilidad. Las unidades de disco duro externo se desgastan con el tiempo y el uso. La durabilidad de los HDD varía en función del modelo y sus características, algunos empiezan a fallar pasados 12 meses, mientras que otros tienen una vida útil superior a seis años. Los SSD modernos tienen a durar más tiempo, con una tasa media de fallos de 2 millones de horas, mientras que los HDD modernos tienen una tasa media de fallos de 1,5 millones de horas. No obstante, para el almacenamiento desconectado a largo plazo de copias de seguridad, las unidades HDD son más fiables que las SSD.
  • Resistencia. Si vas a transportar tu disco duro externo y a utilizarlo al aire libre, elige un modelo que te ofrezca protección adicional. Algunos cuentan con una carcasa resistente a los golpes, y si necesitas trabajar con la unidad en las condiciones más extremas también tienes a tu disposición modelos impermeables resistentes al agua y sumergibles.

Ver ahora: