Skip to main content

La guía para comprar un disco duro interno

guia compra disco duro

14/04/2018 - 12:05

Si el disco duro interno de tu ordenador se te que ha quedado viejo, pequeño o lento, ha llegado el momento de cambiarlo por uno nuevo. A no ser que seas un experto en hardware, lo más seguro es que tengas muchas dudas acerca de las características que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir una unidad nueva que se ajuste a las necesidades de tu equipo.

Para ayudarte en esta tarea y que te resulte mucho más sencilla, hemos preparado para ti esta guía para comprar un disco duro interno, en la que te mostramos los principales aspectos que tienes que observar para escoger tu modelo. ¡Toma nota!

Tipo: HDD vs SSD

Una de las primeras decisiones que tienes que tomar a la hora de elegir un disco duro es qué tipo se ajusta mejor a tus necesidades y presupuesto.

Por un lado tienes el tipo HDD (Hard Drive Disk, también conocido como disco duro mecánico). Estas unidades tienen partes mecánicas en su interior y se componen de una o más placas magnéticas que giran sobre el mismo eje, donde los cabezales de lectura y escritura leen o graban los datos mediante magnetismo. Su punto fuerte es que proporciona una gran capacidad de almacenamiento a bajo costo. 

Disco duro

El otro tipo de unidad que puedes elegir es SSD (Solid State Drive) o disco duro de estado sólido. En este caso, los datos se almacenan en memorias flash conectadas entre sí y un chip que es el encargado de llevar a cabo las labores de escritura y lectura.

En relación a los HDD, los SSD tienen la ventaja de que consumen menos energía, tardan menos tiempo en arrancar, son más silenciosos, proporcionan una mayor velocidad de transferencia de datos y su vida útil es mayor. Como contrapartida, ofrecen una capacidad de almacenamiento menor (hasta 4 TB generalmente) y resultan bastantes más caros que las unidades HDD.

RAID de discos duros: así puedes mejorar el rendimiento de tu HDD

Capacidad de almacenamiento

La capacidad es otra de las características que tienes que elegir a la hora de comprar un disco duro. Dependiendo de tus necesidades, el uso que le vas a dar y tu prespuesto, te interesará más escoger una u otra. 

Disco duro

Como decíamos en el punto anterior, los HDD te ofrecen mayor capacidad a un precio más económico. Tienes a tu disposición modelos de entre 500 GB y 12 TB, y el coste va incrementándose a medida que crece el almacenamiento. Por ejemplo, en Amazon España puedes encontrar discos duros de 1 TB por poco más de 40 euros, de 2 TB por 60 euros, de 4 TB por menos de 100 euros, de 6 TB por 170 euros, de 8 TB por 200 euros, de 10 TB por 350 euros y de 12 TB por 540 euros.

Los discos duros de estado sólido te ofrecen una capacidad menor y son más caros. Aunque han presentado unidades de 100 TB, a nivel de consumidor los encontrarás hasta 4 TB. En Amazon España puedes comprar SSD de 120 GB por menos de 40 euros, de 240 GB por 60 euros, de 500 GB por 120 euros, de 1 TB por 220 euros y de 4 TB por 1.200 euros.

Cómo cambiar el disco duro de tu portátil por un SSD

Velocidad

Otra característica en la que te tienes que fijar cuando compres un disco duro es la velocidad, ya que de ella dependerá el tiempo que tardará la unidad en guardar los archivos y acceder a ellos.

Guía de compra disco duro

Si te decantas por comprar un disco duro HDD, tienes que observar la velocidad de rotación, que se mide en revoluciones por minuto (rpm), puesto que determina lo rápido que se pueden mover los cabezales de lectura y escritura. En caso de que vayas a utilizar la unidad para instalar el sistema operativo, es recomendable que elijas un modelo con una velocidad de 7200 rpm o superior. Si lo vas a emplear como disco duro secundario, puedes hacerte con uno más lento de 5400 rpm.

Si vas a comprar un SSD, al no tener partes mecánicas y almacenar los archivos en memorias flash, la velocidad no se mide en rpm, sino en MB/s, y varía en función de la memoria y la tecnología flash empleada.

Cómo convertir un disco duro antiguo en un disco externo

Memoria caché o buffer

Otra característica a tener en cuenta es la memoria caché o buffer. Se trata del espacio que usa la unidad para almacenar los archivos que usas con frecuencia para que accedas a ellos con mayor rapidez, de manera que cuanto más amplia sea mayor será la cantidad de información que puede guardar. Los HDD modernos pueden tener una memoria caché de entre 8 MB y 256 MB, y en el caso de los SSD desde 32 MB.

Interfaces de conectividad

Guía de compra de un disco duro interno

Encontrarás distintas interfaces de conectividad en los discos duros, y el tipo de conexión también determina el rendimiento de la unidad. A día de hoy el estándar más habitual es SATA, del que existen tres generaciones: SATA 1, que está en gran parte obsoleto, con velocidad de 1,5 Gbps; SATA 2, con una velocidad de 3 Gbps; y SATA 3, que alcanza hasta 6 Gbps.

Otro protocolo de discos duros de estado sólido es NVMe, que es capaz de utilizar un ancho de banda muy elevado porque utiliza canales PCI-e y puede alcanzar velocidades por encima de los 2.000 MB/s. 

En los SSD también tenemos el estándar M.2, que es muy avanzado y permite que la unidad sea mucho más compacta que una normal. Este estándar permite que el dispositivo de almacenamiento se conecte con el ordenador a través del conector PCI-e y es mucho más rápido que SATA.

La fiabilidad de los discos SSD, ¿mito o realidad?

Durabilidad

El uso, el paso del tiempo o los posibles golpes influyen en la durabilidad de tu disco duro, que varía en función del modelos que elijas y sus características. Los HDD duran menos tiempo que los SSD, y además son más susceptibles a los golpes, debido a que tienen partes mecánicas. Por este motivo, para un ordenador portátil es más recomendable elegir un disco duro de estado sólido. Los HDD modernos tienen una tasa media de fallos de 1,5 millones de horas, mientras que la de los SSD es de 2 millones de horas.

Ver ahora: