Implante de cara impreso en 3D consigue su aprobación

implante facial 3d

Los usos de las impresoras 3D no dejan, cada vez más, de sorprendernos. Parece que hemos visto ya casi todo, pero hay que ver lo que todavía nos queda... Hoy conocíamos un importante avance en el campo de la medicina. Si el año pasado conocíamos que gracias a un implante impreso en 3D se había conseguido reemplazar el 75 % del cráneo de un paciente ahora sabemos que la FDA ha aprobado el dispositivo facial OsteoFab, de Oxford.

Lo verdaderamente importante es la posibilidad de que el implante se pueda personalizar para cada paciente, pues cada uno tiene su propia anatomía. Gracias a este hecho se reducen importantes sobrecostes en posteriores reconstrucciones. Otra ventaja es que el implante facial se obtiene de manera rápida.

Amazon venderá impresiones 3D de los diseños de los usuarios

Afirma Scott DeFelice, CEO de Materiales de Alto Rendimiento en Oxford: "Con la holgura de nuestro dispositivo de impresión facial en 3D ahora tenemos la posibilidad de tratar esos casos extremadamente complejos de una manera altamente efectiva y económica, imprimiendo implantes maxilofaciales para cada paciente específico a partir de MRI individualizados (...)". Además, añade: "Es un ejemplo clásico del cambio de paradigma en el que los avances en la tecnología casan tanto con las necesidades de los pacientes como con la realidad en los costes del sistema general de salud".

La situación actual es que, pese a que todavía no se han usado los implantes faciales en los Estados Unidos, los hospitales y sus médicos ya pueden acceder a los implantes, según Oxford.

Todo parece indicar que la impresión de los huesos faciales y craneales no sería más que el principio de una serie de avances en la impresión 3D que permitirían que OsteoFab de Oxford siga permitiendo nuevos usos. Al parecer, la FDA podría aprobar también otros usos como la impresión de pequeños huesos de los dedos y las manos.