La impresión 3D ya crea materiales duros y resistentes

Materiales resistente de la impresora 3D

La impresión 3D está introduciéndose lentamente en el mundo empresarial, sin embargo, no hay duda de que se puede tratar de una gran revolución en el modo en el que el mundo diseña y fabrica productos en todo tipo de sectores. El problema llega con las numerosas limitaciones de esta tecnología, que por el momento impiden a la mayoría de compañías hacer uso de la impresión 3D.

Este es uno de los problemas que la empresa Formlabs está tratando de solucionar, y para ello ha colocado a un equipo de ingenieros en el desarrollo y creación de un nuevo tipo de material para impresiones 3D al que han llamado Tought y que promete ser más duro y resistente que cualquier otro en el ámbito de la impresión 3D.

Tought, el nuevo material para impresoras 3D de gran resistencia de Formlabs es en realidad una resina plástica, polímero plástico fotosensible que se imprime a través de láser y que posteriormente pasa a su estado duro tras exponerse a una lámpara de rayos ultravioletas de 30 vatios.

Como consecuencia queda un material duro y resistente que se puede utilizar para crear todo tipo de herramientas pesadas.

Contruye tu propio aparato de aire acondicionado por 20 euros

Tras la impresión 3D, el producto creado con Tought tiene un color azulado y una resistencia similar al del plástico ABS, siendo capaz de soportar unos 15 kilos. No llega a ser tan resistente como el metal, pero es un avance muy importante en este campo.

No estamos ante la primera creación de este tipo, y es que la compañía ReRap ya había fabricado otro material similar a Tought que también podía soportar bastantes kilos de carga.

Estamos frente a todo un avance y más si tenemos en cuenta que poco a poco las diferentes compañías van creando materiales de mayor calidad y más cercanos a los que utilizamos habitualmente en nuestra rutina.

Habrá que esperar hasta que estemos ante una tecnología de impresión 3D con una mayor capacidad de expansión, sin embargo todo parece indicar que en unos años podremos ver las impresoras 3D en el día a día de muchas empresas.

[Fuente: Makezine]