Intel quiere reemplazar el conector de audio por un USB-C

Intel quiere reemplazar el conector de audio por un USB-C

El USB-C está llamado a ser una de las grandes revoluciones en conectividad en el ámbito de la tecnología, siendo una de sus principales novedades la simplificación a la hora de conectar un cable de este tipo a su correspondiente puerto. Gracias a él, ya no nos volveremos a encontrar ante la típica situación de tener que darle la vuelta para conectarlo correctamente.

Pero esta es solo una de las novedades que repasamos en el siguiente vídeo, ya que las compañías tecnológicas están empezando a pensar en darle más usos de los que creíamos. Aunque de momento solo son ideas, se está investigando la posibilidad de utilizar un USB-C incluso para conectar nuestras pantallas al ordenador, y ahora Intel también está interesada en utilizarlo para transmitir audio, una idea que en principio iría destinada a los teléfonos móviles.

Intel ha unido fuerzas junto con la compañía LeEco, para investigar las ventajas del nuevo conector USB-C como posible candidato a reemplazar el tradicional conector para auriculares jack de 3,5 mm. Es más, LeEco ya tiene a la venta en China un modelo de teléfono móvil que prescinde de este tradicional conector, para utilizar el mismo puerto de carga y transferencia de datos como salida de audio.

Realmente si lo pensamos, veremos cómo poco a poco la mayoría de conectores van evolucionando y cambiando, por ejemplo en señales vídeo tenemos el VGA, mientras que los HDMI y DVI son los más utilizados actualmente. En los puertos USB más de lo mismo, con las nuevas versiones USB 3.0 y 3.1, que junto al conector USB-C pretende desterrar al 2.0 común.

Ingeniero de Google advierte sobre los falsos USB-C en Amazon

Sin embargo, en el caso del audio no ha sido así en lo relacionado con la electrónica de consumo, donde el conector de audio jack de 3,5 mm lleva muchos años entre nosotros. Ya se usaba por las operadoras en las antiguas centralitas telefónicas, e incluso apareció por primera vez en el año 1878 en su versión de 6,35 mm que sigue utilizándose en multitud de campos como en las guitarras eléctricas.

El principal problema con el conector tradicional para auriculares es que es analógico y solo tiene un único uso, cuando la mayoría de dispositivos digitales ahora están pensandos para múltiples usos. Además, un conector USB-C puede manejar grandes cantidades de datos, y gracias a él los fabricantes podrían integrar el conversor de señal digital a analógica, y el amplificador, directamente en los auriculares asegurando así una calidad similar entre dispositivos.

Incluso, tal y como afirma AnandTech, gracias a la energía adicional y al grado de programabilidad que ofrecen, los auriculares con puertos USB-C podrían ganar muchas aplicaciones, como por ejemplo monitorizar datos útiles como nuestra temperatura corporal con objetivos orientados al entrenamiento.