Un Land Rover controlado por smartphone para zonas peligrosas

coche remoto range rover

En cierta ocasión mis padres, mis hermanas y yo íbamos por un camino bastante inestable por la sierra en el Mitshubishi Montero de mi padre. Había nevado y el camino se complicó bastante, hasta el punto de que mi padre nos hizo salir del coche a mi madre, a mis hermanas y a mí porque el coche era ahora el sitio más peligroso en el que podíamos estar. Sinceramente, en aquel momento hubiese sido genial contar con un control remoto para el coche.

Eso es precisamente lo que Range Rover ha presentado, sólo que mucho más simple. Dado que el mando está pensado para usarse en distancias cortas, no era necesario crear un enorme aparato con radiofrecuencia o demás. Lo único que necesitaban era un aparato capaz de soportar la interfaz y comunicarse con el coche de alguna forma. Lo más sencillo y obvio era utilizar un smartphone. 

Inteligencia artificial al volante, y no podemos impedirlo

Así que Range Rover ha incorporado un sistema de control remoto que permite manejar el coche desde distancias ceracanas (imaginamos que dentro del rango Bluetooth). Probablemente en el vídeo lo veáis más claro. 

Así podremos salir del coche en situaciones peligrosas para controlar desde cerca los movimientos de las ruedas y su posición sobre el terreno. Pero el hecho de transferir el manejo del coche al smartphone permite hacer muchas más cosas además de mover el vehículo en situaciones peligrosas. Por ejemplo: aparcar desde fuera del coche. 

Pero lo más curioso de todo es que también podría hacerse sin nuestro manejo. Por ejemplo, podría apargar automáticamente. De hecho la compañía está trabajando en un coche capaz de hacer él solo un giro de 180 grados en zonas complicadas, detectando el espacio del que dispone para hacer sus movimientos. 

Bueno, desde luego no es un coche autónomo cómo los que hemos visto en Google, en Mercedes o demás, pero es la aplicación directa de la tecnología de control remoto, a pesar de estar algo verde.